Juanma Bajo Ulloa bromea sobre el intento de venta de un Goya en Vitoria-Gasteiz

El cineasta vasco Juanma Bajo Ulloa ha presentado en Vitoria su última película «Baby» que define como «un cuento de suspense que hace reflexionar a un público harto de palabras».

Estrenada en el pasado Festival de Sitges donde logró el premio a la mejor banda sonora, elaborada por los compositores vitorianos Koldo Uriarte y Bingen Menzidazal, el largometraje se encuentra en pleno periplo europeo previo a su próximo estreno el 4 de diciembre en los cines vascos y el 18 en el resto del país.

«Baby» es una película que trata sobre la maternidad, el arrepentimiento y la responsabilidad en un filme cargado de metáforas sobre una joven drogadicta que se arrepiente de haber vendido su bebé a una extraña mujer.

Recién llegado del Festival de Cine de Tallin en Estonia, Bajo Ulloa ha explicado en su encuentro con la prensa que la película concede una segunda oportunidad a su protagonista que realiza «una metamorfosis de un personaje hundido en sus propios temores, vicios y debilidades hacia un camino del temor al amor».

Una de las peculiaridades de la película es su ausencia de diálogos, ningún personaje habla y solo se escuchan los sonidos de la naturaleza.

De hecho, el cineasta vitoriano se dirige a «un público harto de palabras» en un largometraje que «habla de la vida y la muerte» y que no necesita de palabras «para expresarse».

La película está íntegramente interpretada por mujeres, conformada por un reparto internacional con las actrices Rosie Day y Harriet Sansom y completado con las españolas Natalia Tena, Charo López y Mafalda Carbonell.

«Quería hablar de la creación y la capacidad de crear que tienen sólo las mujeres, la naturaleza es la gran madre», ha comentado Bajo Ulloa.

Una naturaleza muy presente a lo largo de todo el largometraje que tiene intención de «buscar la belleza incluso en lo putrefacto de la vivienda que tenía que ser hermosa».

El director ha opinado que la película «emociona y remueve a la gente» porque va a «las cosas profundas, a los miedos y anhelos» e invita al espectador a reinterpretar, ya que «no se le dan las cosas mascadas».

Sobre la pandemia, Bajo Ulloa ha explicado que el cine está viviendo «una agonía» y lo ha reivindicado como un lugar «seguro» que cuenta con el favor del público. Por eso ha animado a la sociedad a «volver a los cines» y ha subrayado que «Baby» está hecha para verse en pantalla grande.

El cineasta vitoriano ha querido agradecer el apoyo de la Diputación de Álava «que fue la primera» del territorio en sumarse al proyecto de una película «sin patria», de carácter internacional, sin elementos de ubicación, «pero hecha en Álava y por alaveses». EFE


Compartir

Dejar respuesta