producción ovina

El proyecto de cooperación transfronteriza ARDI, en el que participa Neiker-Tecnalia en Vitoria, ha permitido el nacimiento de los primeros corderos de raza Latxa fecundados con semen de la raza Manech, procedente del País Vasco francés.

La iniciativa pretende avanzar hacia la gestión común de los programas de mejora genética para aumentar la competitividad de las razas autóctonas de ovino lechero y reforzar su asentamiento, ya que su supervivencia en el Pirineo está amenazada por la presencia de otras razas con sistemas de producción más intensivos.

Dentro del programa ARDI se han utilizado 2.359 dosis. Las inseminaciones se hacen con semen refrigerado, lo que supone que desde la eyaculación hasta la inseminación deben pasar como máximo 8 horas, lo que ha exigido una estrecha coordinación entre ganaderos, inseminadores y los centros de inseminación.

Anualmente en la raza Latxa se inseminan en torno a 20.000 ovejas entre junio y septiembre. Las dosis de semen procedentes de Iparralde se suman al total, ha informado Neiker en una nota. EFE


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta