Seguimos dando voz a los ciudadanos. En esta ocasión, una lectora nos traslada su sorpresa por el espectáculo que le ha supuesto candar una bicicleta frente a Correos en Vitoria.

Se ha encontrado con la sorpresa de ver los baños públicos masculinos sin puertas, lo que da panorámicas llamativas al dejar su bicicleta.

«Mientras meo, te la veo», dice con cachondeo. No rima, pues lo correcto sería «mientras meas», pero sirve para entender el escenario, que estaría bien que el Ayuntamiento lo arreglara. También candan bicis los menores.

Las fotografías dejan claro las posibilidades de ver… (que se produce en realidad): 

EL URINARIO DE MUJERES Y MINUSVÁLIDOS SÍ TIENE PUERTA:

 


Compartir

4 Comentarios

  1. De todas formas no cumplen ni con la mas minima norma de limpieza e higiene. Qué menos que un lavamanos para precisamente eso ,lavarte las manos después de mear y antes del pincho de tortilla….o soy de los raritos que nos las lavamos????

    • De esa forma el pincho de tortilla pierde la gracia, se queda insulso y sin esencia. Propongo por recuperar los sabores tradicionales.

Dejar respuesta