perfil mujeres

El 51,4 % de las personas que emprendieron en 2022 en Euskadi fueron mujeres, frente al 42,4 % de media de años anteriores, según un informe de la SPRI, que también constata que la actividad emprendedora en el País Vasco se situó en los niveles anteriores a la pandemia.

El estudio sobre la situación del Ecosistema Vasco de Emprendimiento, el primero elaborado por el Gobierno Vasco junto a la SPRI en colaboración con la red de los Business Innovation Center (BICs) de Euskadi, indica que en 2022 aumentó un 23 % la cifra de personas autónomas dadas de alta con respecto a 2021, superando incluso los niveles prepandemia.

Así un total de 27.931 personas autónomas se dieron de alta en el País Vasco frente a la media anual de 27.000 altas del periodo 2017-2019.

El pasado año se crearon un total de 3.055 empresas, manteniendo la tendencia de entre 3.000-3.100 empresas creadas anualmente en años anteriores a la covid-19.

Además la Tasa de Emprendimiento Total medida por el informe GEM indicó que el 4,9 % de la población vasca estuvo involucrada en la puesta en marcha o gestión de un nuevo negocio en 2022.

En cuanto al perfil de las personas emprendedoras se confirmó que desciende el miedo al fracaso y aumenta la percepción de que existen oportunidades para emprender y que el peso del colectivo de mujeres emprendedoras aumenta respecto a la media de los años anteriores.

El informe también indica que el pasado año Euskadi superó las 1.000 empresa tecnológicamente emergentes que en su conjunto empleaban a más de 8.000 personas con una media de ocho personas empleadas por empresas.

La valoración total del conjunto de empresas emergentes (startup) vascas alcanzó los 1.500 millones de euros, 4,5 veces más que en 2016.

Por territorios, Álava concentró el 16 % de las nuevas empresas de base tecnológica o de innovación, Bizkaia el 52 % y Gipuzkoa el 32%.

Además y como dato positivo, el estudio muestra que la tasa de supervivencia de estas emergentes sobre las empresas creadas superó el 80 %.

El pasado año, los agentes públicos y privados pusieron a disposición de estos emprendedores 800 iniciativas e instrumentos de apoyo en todas sus etapas y tipologías que supusieron alrededor de 100 millones de inversión.

El informe concluye que Euskadi ha reforzado su «posicionamiento» en el ámbito del emprendimiento tecnológico y también muestra la «buena salud» de la actividad emprendedora vasca, que se sitúa en niveles «similares a los años previos a la pandemia». EFE



Dejar respuesta