Las críticas a la Diputación alavesa pir su gestión de las residencias son continuas. Las de los familiares de mayores sistemáticas. Ahora también de las trabajadoras.

Las trabajadoras de las residencias privadas de Álava han reclamado «la implicación» de la Diputación para poder lograr un convenio provincial para el sector que mejore «las precarias condiciones de trabajo» que tienen alrededor de 1.200 empleadas de este sector en el territorio.

Los sindicatos se han manifestado este miércoles desde el Ayuntamiento de la capital alavesa hasta la Casa Palacio de la Diputación, en una nueva jornada de huelga general en el sector residencial privado alavés tras más de dos años de movilizaciones, tras la pancarta «Erresidentzia Pribatuak. Por un convenio justo».

La representante sindical de ELA, Maider López, ha explicado que el problema sigue estando en las pequeñas residencias que «demandan a la Diputación un aumento de su financiación» para poder afrontar un convenio, ya que, según les han trasladado, con las circunstancias actuales «no pueden mejorar las condiciones de las trabajadoras».

La representante de CCOO Elena Herrán ha asegurado que «si no hay implicación directa de la Diputación no pueden negociar el convenio» tras recordar que la institución foral mantiene que la negociación del convenio «no es materia suya».

Las residencias privadas de menor tamaño les han trasladado que «que si se aumentará el porcentaje de plazas concertadas con la Diputación tendrían un apoyo económico mayor», ya que actualmente sólo pueden concertar con Diputación «el 50 % de sus plazas».

Este cuestión está enquistando la negociación para lograr un convenio provincia en el sector, puesto que, según López, en principio, «no habría problema en cuento a que las residencias grandes se asocien».

La representante de LAB Tamara Letamendi ha indicado que los sindicatos se han reunido con todos los partidos políticos para trasladarles la situación que padece el sector y han solicitado una nueva reunión con el diputado de Políticas Sociales, Emilio Sola, para conocer si la Diputación se va a implicar en el asunto.

Por su parte, la portavoz de UGT, Marta Pineda, ha señalado que todos los partidos «echan la pelota al otro tejado», mientras que las trabajadoras llevan dos años sin avances en la negociación, y ha hecho hincapié en que es «un asunto social» que necesita de la implicación de todas las formaciones y de la ciudadanía alavesa.

La plantilla de las residencias privadas de Álava lleva dos años de movilizaciones para lograr un convenio provincial que equipare sus sueldos y jornadas a los de Bizkaia y Gipuzkoa, donde se trabaja 200 horas menos que en Álava y se cobran un sueldo superior en 500 euros.

Los sindicatos denuncian que trabajan 1.792 horas al año «por menos de 1.000 euros al mes», además de soportar «elevados cargas de trabajo con ratios insuficientes, dobles turnos» y sin respetarse los horarios de descanso establecidos por ley.

Ante esta situación, los sindicatos seguirán manifestándose y han convocado tres jornadas de huelga en el sector para los próximos 7, 14 y 21 de abril. EFE


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta