Lo cierto es que lo que no consiga este alcalde… Esta vez ha unido a los ciudadanos en la crítica común: la denuncia de sus recortes.

Desde hace semanas se observan quejas sistemáticas sobre la política de reducción de iniciativas. Triunfa sobre todo la gestión de los autobuses, pero hay más: «Estamos hasta el moño de este consistorio y de su política de recortes, que solo saben cerrar centros cívicos, piscinas, cancelar actividades de verano, udalekus, bibliotecas, salas de estudio y dan un servicio de autobús pésimo. Pagamos impuestos», señala un vitoriano en el Buzón Municipal.

Hay quien se anima a ponerle un mote:

«¿Cuando piensa Urtaran «manos tijeras» volver a la normalidad? Está todo lo público cerrado. Piscinas, centros cívicos, salas de estudio, cualquier oficina de atención, autobuses que dan servicio a medio gas…»

«¿Cuando piensa el Ayuntamiento volver a la normalidad? Vale ya de aprovecharse de la situación. Es una puñetera vergüenza».


Compartir

5 Comentarios

    • Con que bacuna con la que te cambia elk ADN que esta preparando BIL GATES?
      !Ha¡ que no sabias que te cambiaba el ADN pues estate al loro

  1. Mucho quejarse pero luego llegarán las elecciones y el PNV volverá a ganar. Ahora no vale quejarse así que ¡Disfruten lo votado!

Dejar respuesta