judíos israel

Los aficionados del equipo de baloncesto Hapoel Holon de Israel no iniciaron los altercados en los que se vieron implicados el pasado 8 de mayo en Bilbao donde se enfrentaron a manifestantes propalestinos.

Así consta en el relato de hechos que el consejero de Seguridad, Josu Erkoreka, hace en una respuesta parlamentaria al representante de EH Bildu Julen Arzuaga, que en su pregunta denunciaba la «pasividad» de la Ertzaintza durante los incidentes.

«La Ertzaintza no actuó en ningún caso con pasividad. El dispositivo policial fue adecuado y eficaz, previno la comisión de actos violentos, racistas, xenófobos e intolerantes entre las personas asistentes», asegura Erkoreka en su respuesta.

El fin de semana del 7 y 8 de mayo Bilbao acogió la Final a Cuatro de la Liga de Campeones de Baloncesto en la que participó el conjunto israelí.

El consejero detalla que el domingo 8 a las 15:48 horas un grupo de 500 aficionados del Hapoel Holon se dirigía hacia el Bilbao Arena para acudir al partido y cuando llegaron al final del puente de San Antón «una persona salió desde la calle Bilbao La Vieja» y cruzó «un tipo de cinta o cuerda cortando el paso» a los hinchas.

Cuando estos se detuvieron para retirarla «desde la mencionada calle les arrojaron botellas de cristal y vasos», lo que llevó a la afición israelí a retroceder «para alejarse». En ese momento «una persona cogió una silla de la terraza» de un bar y «se la lanzó (al grupo de hinchas) sin alcanzar a ningún aficionado».

«Lo que sucedió a continuación es una rápida y breve escalada de lanzamiento de objetos por parte de los participantes de uno y otro lado, y al ser los aficionados israelíes mucho más numerosos que las personas agresoras, terminaron arremetiendo en grupo contra ellos», relata el consejero.

Erkoreka explica que «la rápida llegada de los recursos de la Ertzaintza pone fin al incidente», que se salda con «pequeños desperfectos en el mobiliario de dicha terraza y un cristal roto de un portal cercano», tras lo cual los aficionados retomaron su camino hacia el pabellón acompañados por agentes de la Policía vasca.

Ese mismo día se había convocado a las 18.00 horas una concentración en el puente de San Antón con el lema «Sionistas no son bienvenidos» en la que participaron unas 200 personas y que se desarrolló sin incidentes.

Sin embargo, como los manifestantes estaban «en aparente actitud de espera de la salida de aficionados del Hapoel Holon a la finalización del partido» la Ertzaintza «decidió escoltar a la afición israelí por una ruta diferente» hasta sus hoteles.

«Durante este recorrido se identificó a varias personas que se encontraban realizando seguimiento del grupo e informando de su posición a personas que parecía que les pretendían agredir», continúa Erkoreka.

Señala en este sentido que poco antes de las 20.00 horas «un grupo de cuatro personas agredieron a un aficionado del Hapoel Holon a la altura de la calle Villarias con Buenos Aires» al golpearle con una silla en la cabeza y causarle una brecha en la ceja. El autor de la agresión fue detenido.

Además en el Arenal se concentraron unas cien personas frente a un hotel en el que se alojaban hinchas israelíes «coreando diversos insultos» en su contra. Se identificó a tres personas por estos hechos y se detuvo a una cuarta «por golpear las cristaleras del hotel y desobedecer de manera grave a los agentes».

El dispositivo de seguridad con motivo de la final de la Liga de Campeones fue «adecuado y efectivo»: no hubo incidentes entre aficiones «siendo únicamente reseñable» el altercado en el Puente de San Antón, que Erkoreka define como «un ataque intencionado por parte de personas mayoritariamente magrebíes contra la afición del Hapoel Holon» que «la Ertzaintza atajó de inmediato». EFE



1 Comentario

  1. «un ataque intencionado por parte de personas mayoritariamente magrebíes contra la afición del Hapoel Holon»
    ¿A que esperan los antirumores, sos racismo y los medios de comunicación para denunciar (censurar) este comentario racista?

Dejar respuesta