misa

EFE).- Los claretianos de Italia, Francia, Euskadi y Cataluña pertenecen desde el pasado 1 de enero a una única y nueva provincia, la de Sant Pau, que dirige el catalán Ricard Costa-Jussà (Sabadell, 1967) y que tiene su sede de gobierno en Barcelona.

La nova provincia de Sant Pau agrupa a 165 misioneros claretianos, 29 parroquias e iglesias que atienden pastoralmente los claretianos en Barcelona, Girona, Montgat, Sallent, Sant Boi de Llobregat, Lleida, Valls, Vic, Bilbao, Donostia, Vitoria, Agurain-Salvatierra y Araia, Tolosa, Marsella, Narbona, Roma, Segrate, Altamura y Trieste.

La reorganización de la congregación, hecha «para responder a la misión claretiana», se oficializó el pasado sábado día 4 en una eucaristía que presidió el superior general, el padre Mathew Vattamattam, en el Santuario del Cor de Maria de Barcelona, acompañado por el nuevo provincial Ricard Costa-Jussà.

En la homilía, el padre Vattamattam, remarcó la «dimensión misionera» que marca la reorganización de los organismos claretianos e invitó «a todos los miembros de la nueva provincia a dar lo mejor de sí mismo» y a «sentirse herederos» de lo que han aportado los claretianos que han formado parte de las cuatro provincias unificadas.

Recordó especialmente el testimonio misionero que ha surgido de esta nueva provincia hacia Asia, África y Latinoamérica, representado, por ejemplo, por el obispo Pere Casaldáliga.

Vattamattam reconoció que los cambios de organización pueden generar «dudas y temores sobre el futuro», pero pidió «confianza».

Por su parte, Costa-Jussà explicó que «no se trata de unir cuatro provincias, sino que el día 1 de enero nació un nuevo organismo», cuyo inicio coincide con la celebración de los 150 años de la muerte del padre Claret en Font-Freda (Francia).

La nueva provincia de Sant Pau, que culmina un trabajo de cinco años, acoge los sitios fundacionales de la congregación claretiana, nacida en Vic (Barcelona) en 1849, y de la muerte del fundador, Antoni María Claret, en el exilio en Francia en 1870.

También incluye cuatro escuelas en Barcelona, Valls, Pamplona y Leioa, en las que estudian más de 5.000 alumnos, dos residencias universitarias a Euskadi, cuatro casas de convivencia, una casa de espiritualidad en Vic y la editorial y la librería Claret de Barcelona.

Igualmente, la nueva provincia agrupa 12 obras sociales e iniciativas solidarias como el Casal Claret (Vic), la ONG Enllaç Solidari (Catalunya) la Sozial Fondoa Claret (Bilbao), la Fundación Proclade-Yanapay (Euskadi), l’Associazione Comunità di Via Gaggio (Lecco), l’Associazione L’altra Faccia dell’Africa (Altamura), y otros servicios de atención a personas inmigradas y acogida de personas sin hogar. EFE

 


Compartir

Dejar respuesta