Vitoria: Centro asesor de empresas en economía circular

El consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, ha defendido que la economía vasca se mantiene en una zona de «crecimiento suave», en la que, tras remitir dos problemas como el coste de la energía y la alta inflación, los riesgos ahora son los elevados tipos de interés y la debilidad de la Eurozona.

El consejero ha respondido en el Parlamento a una pregunta de Luis Gordillo (PP) sobre la evolución económica y empresarial de Euskadi, ya que para este parlamentario popular «la situación no pinta bien, no hemos dejado de perder empleo industrial».

Azpiazu ha mantenido las previsiones ya conocidas para la economía vasca, de crecimiento del 1,7 y 2,1 % del Producto Interior Bruto (PIB) para este año y el que viene, cuando la tasa de paro bajará del 7 %. Hoy se ha conocido el último dato del PIB de Euskadi que creció el 1,6 % el pasado verano.

El consejero ha admitido que hay un contexto de «alta incertidumbre», con dos problemas que «parecen remitir»: la crisis energética y la persistencia de la inflación, que parece también empezar a estar bajo control.

Así, según el consejero los dos principales riesgos ahora son los elevados tipos de interés y la marcada desaceleración de la Eurozona, el principal mercado para las empresas vascas.

Con todo, la economía vasca se mantiene en la zona de crecimiento suave, y en septiembre el índice de producción industrial subió el 2,7 %, por lo que ha señalado que «no es cierto» que se esté sufriendo una bajada de la producción.

El PIB y el empleo en Euskadi confirman un crecimiento del 1,6 %

El Producto Interior Bruto (PIB) de Euskadi creció el 1,6 % el pasado verano, el mismo porcentaje que el empleo que aumentó en la comunidad autónoma en 15.326 puestos de trabajo netos en un año.

Estos datos confirman el avance de las cuentas trimestrales realizado en octubre por el Instituto Vasco de Estadística-Eustat cuando ya señaló este crecimiento de la economía vasca, una décima inferior al último escenario macroeconómico previsto por el Gobierno Vasco.

Este incremento constata una estabilización del PIB después de seis trimestres de desaceleración continuada, desde el 7,2 % de crecimiento interanual de principios de 2022 hasta el 1,5 % en el trimestre anterior.

También se confirma el crecimiento del PIB del 0,2 % en comparación con el trimestre anterior, uno de los peores datos intertrimestrales desde la pandemia que pone en evidencia un enfriamiento de la economía, especialmente por la marcha de la industria que sufrió un descenso del 2,4 % en comparación con los tres meses anteriores.

Álava y Gipuzkoa presentan un crecimiento interanual de sus economías del 1,9 %, y Bizkaia del 1,2 %. En relación al trimestre precedente, en cambio, el crecimiento alcanzó el 0,4 % en Bizkaia y el 0,2% en Gipuzkoa, mientras que en Álava hubo un retroceso del 0,3 %.

El empleo creció un 0,4 % en comparación con el segundo trimestre de 2023, menos que en el segundo trimestre (+0,7 %) pero mejorando las previsiones que hablaban de un estancamiento en este periodo.

La industria se frena

La industria en general creció en términos interanuales un 0,2 %, un 0,4 % en el caso de la manufacturera. Este crecimiento no se dio si se compara con la actividad del sector en el segundo trimestre del año ya que se registraron descensos del 2,4 % y del 2,6 %, respectivamente.

El primario fue el único sector que mostró tasas interanuales negativas el verano pasado, con un descenso del 2,3 %, aunque creció un 9,9 % en comparación con el trimestre anterior.

La construcción vio incrementar su valor añadido un 2,9 %, con un retroceso intertrimestral del 0,2 % y los servicios crecieron un 2 % en comparación con el verano pasado y un 1 % si se toma como referencia los meses abril, mayo y junio de 2023.

El comportamiento de los servicios fue positivo en la rama de comercio, hostelería y transporte, con crecimientos interanuales del 3,6 % e intertrimestrales del 1 %. También fue positivo en el resto de servicios, que engloba actividades como las inmobiliarias, financieras y seguros, entre otras, con el 0,5 % y el 1 %, respectivamente.

En la rama de la administración pública, educación, sanidad y servicios sociales, tras un incremento del 1 % en relación al trimestre anterior, el crecimiento en relación al verano de 2022 fue del 2,4 %.

Crece más la inversión que el consumo

El consumo privado aumentó en un año el 1,5 %, tras producirse un descenso con respecto al trimestre precedente (-1,5 %), mientras que el consumo público bajó en términos interanuales un 0,6 %, aunque fue un 0,5 % mayor que el trimestre anterior de este año.

Con estos datos el gasto en consumo final en Euskadi entre los meses de julio y septiembre aumentó el 1,1 % en relación al mismo periodo del año pasado, aunque fue un 1,1 % menor que en los tres meses anteriores de 2023.

La inversión creció en un año el 2,6 %, pero descendió un 2,8 % en relación al trimestre precedente.

Aportación positiva del sector exterior

La demanda interna, compuesta por el gasto en consumo final y la inversión, experimentó en el tercer trimestre del año un crecimiento interanual del 1,4 %, por debajo del conjunto del PIB (1,6 %), por lo que la aportación del sector exterior fue positiva.

Las exportaciones descendieron un 0,6 % en términos interanuales, con menor intensidad que las importaciones, que fueron un 0,7 % inferiores a las observadas el tercer trimestre del año anterior.

Por lo tanto, el saldo exterior contribuyó de manera positiva a la evolución interanual del conjunto de la economía de la comunidad autónoma.

El empleo mantiene su crecimiento

El empleo, medido en puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, creció un 1,6 % en relación al tercer trimestre del año 2022, tras un ascenso del 0,4 % con respecto al trimestre precedente.

En la industria, la creación interanual de puestos de trabajo se situó en el 0,7 %, lo que supone un nivel de empleo un 0,1 % inferior que en el trimestre precedente.

En la construcción, la evolución del empleo en la comparativa interanual fue negativa (-0,1 %), aunque comparado con el trimestre precedente el empleo aumentó un 1,3 %.

En los servicios el comportamiento del empleo fue positivo tanto en términos interanuales como intertrimestrales, con ascensos del 2 % y el 0,6 %, respectivamente. EFE



2 Comentarios

  1. El peso de la economía vasca en España no ha parado de bajar desde que hay democracia. Lentamente, pero el declive de nuestra economía es evidente.

  2. El declive de Vitoria y de toda España, gracias a las subidas de alimento,gas luz,alquiler,hipotecas….Menos sueldos,la vida hoy en día no es equitativa. A esto suma le la fuga de empresas,de profesionales,etc.
    Vivimos en un país que lo único que le importa a nuestros políticos (que son unos niños)es salirse con la suya a costa de todo.
    Cuando tengamos unos políticos que se den cuenta de que el país vive constantemente con la soga al cuello,que los trabajos son más precarios que antes,que todo lo que se consiguio desde el 76 se ha ido a la basura,que hace mucho que no vivimos en un pais democrático, ya que nadie(nada mas que los que tienen dinero),puede ni hacer ni decir nada porque te tachan de cualquier manera,no dejaremos de vivir como vivimos.

Dejar respuesta