tubacex

El alcalde de Llodio, Ander Añibarro y la alcaldesa de Amurrio, Josune Irabien, han expresado a la consejera vasca de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia, su preocupación por el desempleo en el Valle alavés de Ayala, que previsiblemente se verá agravado por los recortes de plantilla de Tubacex.

Los dos alcaldes han mantenido con Tapia una reunión extraordinaria en la sede del Gobierno Vasco de Vitoria con el fin de buscar soluciones para esta comarca, una de las zonas más castigadas por el paro en Euskadi junto con la Margen Izquierda en Bizkaia y Oarsoaldea en Gipuzkoa.

Si esta situación ya era preocupante antes de la pandemia de coronavirus, ahora se ha agravado con el anuncio de algunas empresas, como Tubacex, de recortar personal debido a la caída de las ventas y al haber perdido ya 8,3 millones de euros en el primer semestre de este año.

El fabricante de tubos explicó al comité que tiene que ahorrar 25 millones de euros, es decir que tendría que despedir a 500 trabajadores de todo el grupo, entre ellos a unos 150 de las plantas alavesas de Llodio y Amurrio, aunque no descartó buscar medidas que consigan un ahorro de un 20 % en los costes laborales, unos 10 millones en estas dos fábricas vascas.

El Gobierno Vasco ha acordado con estos dos ayuntamientos adoptar nuevas medidas a partir de septiembre para buscar soluciones a esta grave situación socioeconómica.

En primer lugar, se reunirán con las principales empresas de la zona para obtener información concreta sobre la salud industrial de la comarca.

Este diagnóstico permitirá concretar las actuaciones a poner en marcha para tratar de amortiguar el impacto que la crisis está teniendo en el empleo de la comarca, han explicado las tres instituciones en un comunicado.

También se estudiará si conviene aumentar la formación de personas desempleadas y mejorar su cualificación según las necesidades que se detecten en el tejido empresarial.

Además, se revisarán los programas en vigor que permitan una flexibilización, como es el caso del programa de ayudas a la inversión Indartu, que nació para ser aplicado exclusivamente en zonas catalogadas como desfavorecidas por la Unión Europa, pero que ha sido readaptado para comarcas con alto índice de desempleo, como es el caso del Valle de Ayala.

En este primer encuentro, los dos ayuntamientos y el Ejecutivo vasco también han hablado de la conveniencia de reanudar en esta nueva legislatura la ponencia que se creó en el Parlamento sobre la situación socioeconómica de este valle.

«El compromiso -ha señalado el Gobierno Vasco- es avanzar de la mano» todas las instituciones implicadas, incluida la Diputación de Álava, junto a los agentes sociales, las patronales y las empresas para tratar de relanzar la economía y el empleo en la zona. EFE


Compartir

Dejar respuesta