EFE).- La Red de Lectura Pública de Euskadi supera ya los 6,5 millones de títulos y llega a los 978.093 socios, después de que se hayan integrado formalmente las bibliotecas de la Diputación Foral de Álava.

El consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, y la diputada de Euskera, Cultura y Deporte de la Diputación alavesa, Igone Martínez de Luna, han firmado el convenio de incorporación de las cinco bibliotecas dependientes de la institución foral en la citada red, a la que aportan más de 308.000 fondos.

La Red de Lectura Pública de Euskadi está formada principalmente por bibliotecas de titularidad municipal, aunque también hay otras del Gobierno Vasco, del Archivo Histórico, de HABE, del archivo benedictino de Lazkao y el Photomuseum de Zarautz, entre otros.

La participación en esta infraestructura supone ventajas para los usuarios al existir un único carné que permite el acceso al conjunto de los fondos de todas las bibliotecas y un catalogo colectivo único que reúne la información del conjunto de fondos y colecciones.

Además, posibilita el acceso a «eLiburutegia», la mayor biblioteca digital del Estado con más de 16.400 títulos.

La participación en la red también conlleva beneficios para los municipios que participan, ya que les permite acceder a subvenciones para la compra de fondos, para mejorar las herramientas digitales y para impulsar actividades de promoción de la lectura, según ha explicado Zupiria.

El consejero ha recordado que el proceso de integración de los servicios bibliotecarios en Euskadi comenzó hace 13 años y que con las bibliotecas de Bilbao, San Sebastián y Santurtzi hace un año concluyó la incorporación de los centros municipales.

Tras destacar que prácticamente uno de cada dos vascos es socio de alguna de las bibliotecas de la red, Zupiria ha concluido que la incorporación de las bibliotecas de la Diputación de Álava permite continuar profundizando en la apuesta por «ofrecer un mejor servicio» a la ciudadanía.

Martínez de Luna ha dicho que la cooperación entre bibliotecas permite «superar las desigualdades entre ellas», de manera que comparten recursos informativos, tecnológicos, culturales, educativos y de ocio a los que alguna de ellas no tendría acceso de manera individual. EFE


Compartir

Dejar respuesta