Vitoria: Vuelven a la calle 4 menores que pegan y roban
foto ajena a la información

Ernai, la organización juvenil de Sortu, ha acusado este miércoles a Gazte Koodinadora Sozialista (GKS) de intentar «desgastar» a la izquierda abertzale y de atacar a sus militantes, tras lo que ha sostenido que «la violencia organizada no tiene justificación alguna».

Los militantes de Ernai Ane Alava, Manu Martínez y Txomin Aiartza, firman, en nombre de la organización juvenil, un artículo que publica el diario Berria en el que responsabilizan de la pelea del pasado sábado en San Sebastián a GKS, a la que acusan de «robar» material del gaztetxe de la Parte Vieja de San Sebastián y de «atacar de forma organizada al barrio y golpear a los vecinos» el pasado sábado.

Ernai asegura que los de los últimos días no son «los únicos ataques ocurridos en Euskal Herria», sostiene que GKS «ha dado el salto a la utilización de la violencia organizada» para someter a los demás a sus «particulares aspiraciones políticas».

Acusan al grupo comunista de apelar a Sortu y EH Bildu para aprovechar el «foco mediático» que tienen estas organizaciones y extender así el discurso de GKS, al tiempo que «desgastan a la izquierda abertzale».

«Es inadmisible el uso de la violencia organizada contra el movimiento popular», insisten las juventudes de Sortu, que añaden que «este tipo de comportamientos no tienen cabida en nuestros pueblos y barrios».

GKS es una organización juvenil surgida en febrero de 2019 que se proclama comunista y lucha por un Estado vasco socialista, al tiempo que se muestra crítica con la estrategia de EH Bildu y Sortu.

Está inscrita en el Movimiento Socialista, junto con Ikasle Abertzaleak, el sindicato estudiantil histórico de la izquierda abertzale, pese a lo que EH Bildu y Sortu no consideran a GKS como parte del mismo espectro político, tal y como afirmó ayer el parlamentario soberanista Iker Casanova, quien negó la existencia de un conflicto interno, al situar a los jóvenes comunistas fuera de la izquierda abertzale. EFE



2 Comentarios

    • Quiero decir desde el principio que solo una persona que se haya tenido que ir de Euskadi por peligrar su vida ya es mucho, pero la cifra de un millón es una exageración sin fundamento alguno.

      Las cifras totémicas que se daban hasta ahora, que han sido 300.000, 200.000. 150.000, [email protected] [email protected] que tuvieron que abandonar Euskadi por correr peligro sus vidas, No hay datos oficiales al respecto. Añadir drama al drama real no aporta nada.

Dejar respuesta