irekia

Los pabellones de la antigua empresa minera La Orconera, en Barakaldo (Bizkaia), muestran desde este miércoles las principales piezas de la colección de patrimonio mueble industrial del Gobierno Vasco.

La colección consta hasta ahora de unas 1.800 piezas, de las que un centenar conforman la exposición de que ocupa uno de los pabellones de La Orconera -antiguos talleres de mantenimiento y calderería de la empresa minera- en el barrio de Lutxana, mientras que el segundo pabellón, ahora vacío pero ya restaurado, servirá de almacén.

El Gobierno Vasco empezó a formar esta colección industrial durante la reconversión de los años 80 y en ella están representados todos los sectores y los tres territorios, aunque se han dejado fuera sectores que ya cuentan con museos propios, como la minería, la industria armera o la máquina herramienta.

Durante años estas piezas se almacenaron en la antigua fábrica de Konsoni en Bilbao y partir de ahora se exhibirán al público, aunque solo en visitas guiadas concertadas previamente.

La exposición incluye desde pequeñas piezas y productos industriales vascos, como una máquina de coser Alfa o una moto Lube (fabricada en el mismo barrio de Lutxana), hasta enormes máquinas de decenas de toneladas de peso y vehículos de bomberos de varias décadas.

Las grandes letras de la fábrica de Altos Hornos de Vizcaya o el cuadro de control de la central eléctrica de Leizaran, que sigue en activo y fue uno de los orígenes de Iberduero/Iberdrola, son algunas de esas piezas.

Otras máquinas históricas son la de hacer cacao líquido de la galletera bilbaína Artiach (que es de madera y está sin reconstruir porque no se sabe cómo montar las 50 piezas que la conforman), el molino de la papelera de Errenteria de 50 toneladas o la trilladora de Ajuria, el empresario alavés cuyo palacio es ahora la residencia del lehendakari.

Un lugar destacado del pabellón lo ocupa la rotativa que el norteamericano Randolph Hearst regaló al industrial bilbaíno Ramón de la Sota por los servicios prestados durante la I Guerra Mundial y que el PNV utilizó para editar el diario Euzkadi hassta 1937. Después fue utilizada por El Correo Español-El Pueblo Vasco y vespertino Hierro hasta 1983.

En la inauguración, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha señalado que esta colección «simboliza el pasado más reciente» y la época que «marcó» la historia de Euskadi con «avances tecnológicos, innovación y esfuerzo humano».

Urkullu ha apuntado que esta instalación sobre la historia industrial se verá «reforzada» próximamente por los trabajos que se realizan en el alto horno de AHV en Sestao y por la recuperación de los cargadores de mineral de la ría.

Por su parte, el consejero de Cultura, Bingen Zupiria, ha explicado que el Proyecto Orkonera ha sido una «operación costosa» y que esta inauguración es solo la primera fase, ya que en noviembre comenzará la construcción de dos pabellones entre los dos actuales.

Las nuevas instalaciones, que costarán 2,5 millones y tendrán dos plantas, servirán para almacén, exposiciones y también para actividades del barrio de Lutxana.

«Esto no es un museo, es un lugar paran mostrar la colección con visitas organizadas, pero también para que las personas del barrio lo sientan como propio con otras actividades y ésta es la innovación social» que incluye el proyecto, ha comentado.

La alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, se ha mostrado orgullosa del pasado industrial de la localidad y se ha felicitado por la culminación de este proyecto «ilusionante que ha costado muchos años» sacar adelante. EFE



Dejar respuesta