arma pistola
foto ajena a la informacion

La Guardia Civil destruyó a lo largo del pasado año en Euskadi un total de 4.334 armas de fuego, de las cuales 568 eran cortas, 2.342 largas y 1.424 de otro tipo.

En un comunicado, el Ministerio del Interior ha informado de que en el conjunto de España se destruyeron el año pasado 86.566 armas, de las cuales más de 62.000 eran de fuego.

La competencia en materia de armas y explosivos recae en la Guardia Civil, que controla el acceso legal a las mismas, para lo que es necesario carecer de antecedentes penales y superar pruebas teóricas y prácticas sobre su uso y manejo.

La normativa exige que cuando una persona deje de tener derecho a un arma, esta debe ser inutilizada o destruida, un proceso que afecta a todas las piezas fundamentales de manera que es «imposible volver a usarla con plena capacidad de funcionamiento».

Además de las armas cuya licencia caduca la Guardia Civil también destruye periódicamente armas de fuego de diversos calibres y armas blancas prohibidas, algunas de las cuales están implicadas en delitos, que son reducidas a chatarra mediante un proceso de fundición o similar. EFE


Compartir

Dejar respuesta