arquitectura
entreseccion_noticia

Unas 45.000 personas han participado en el centenar de actividades y exposiciones celebradas durante tres meses en San Sebastián, y también en Bilbao y Vitoria, en la II Bienal Internacional de Arquitectura de Euskadi, Mugak, lo que supone «la consolidación» de esta cita especializada pero «conectada» a la ciudadanía.

El aumento del 50 % en la participación del público respecto a la primera edición, cuando atrajo a unas 30.000 personas, ha sido calificado de «muy positivo» por el consejero Iñaki Arriola, cuyo departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda organiza el evento con la colaboración de una treintena de instituciones y entidades vascas.

En el balance que ha hecho este viernes en el Instituto de Arquitectura de Euskadi, ubicado en el convento Santa Teresa de San Sebastián, junto a Pablo García Astrain, comisario de Mugak, Arriola ha considerado que «la notable asistencia» de público «consolida» esta bienal como «referente internacional» del debate y reflexión sobre la arquitectura contemporánea y su dimensión social y cultural.

El consejero ha destacado que la segunda edición se ha caracterizado por su «profunda conexión con la ciudadanía», algo que ha atribuido en parte a la salida a la calle de algunas de sus propuestas, que «han acercado aún más la arquitectura a la gente» y le han incitado «a reflexionar».

También ha valorado la extensión que esta vez ha tenido fuera de San Sebastián, su sede principal, y ha apostado por «profundizar en el futuro» en la programación de contenidos también en las otras dos capitales vascas.

Desde que empezó el 10 de octubre hasta que el próximo domingo, 12 de enero, se clausuren las últimas muestras que aún están abiertas, Mugak ha desarrollado 20 exposiciones, 52 jornadas y conferencias con 115 ponentes de Europa, América y Asia, y 37 horas de talleres para distintos públicos, así como visitas guiadas, proyecciones y debates entre disciplinas que han explorado las fronteras entre la arquitectura, el arte y la cultura.

El evento ha contado con la asistencia de referentes mundiales de la arquitectura contemporánea como Stephen Bates (Reino Unido), Sandra Barclay y Jean Pierre Crousse (Perú), y Tatiana Bilbao (México), además de expertos como René Spitz, Klaus Klemp o Martin Mäntele.

De su programación han destacado los encuentros con los premios Pritzker Álvaro Siza y Rafael Moneo, y los galardonados con el Mies van der Rohe Anne Lacaton y Jean Philippe Vassal, así como las apuestas que han aproximado la arquitectura de lugares como China, de la mano de Liu Yang y Ding Yao, o Japón, con Yoshihiko Ito.

La exposición central que la edición de 2019 ha dedicado a la escuela de Ulm y la compañía Braun, referentes del diseño de marca, ha gozado de «una gran repercusión nacional e internacional», ha resaltado el consejero, quien ha incidido en ha reunido por primera vez obras y objetos de los tres archivos alemanes que atesoran su legado y ha sido además diseñada y producida desde la propia Mugak.

Astigarraga ha hecho hincapié por su parte en «la solidez» y «calidad» de los contenidos y actividades programadas, de carácter » plural, transversal y multicultural», y ha llamado la atención sobre la importante aportación de la escuela Técnica Superior de Arquitectura de la UPVB/EHU que ha permitido consolidar «la semana de las escuelas», celebrada en octubre con unos 600 estudiantes de cuatro países.

Tras haber incorporado a esta segunda cita un total de 28 patrocinios privados y a la vista del «éxito» de asistencia logrado, Iñaki Arriola ha confiado en que «nadie cuestione» en el futuro el mantenimiento de Mugak y el Gobierno Vasco siga impulsando en 2021, cuando se prevé su tercera edición. EFE


Compartir

Dejar respuesta