Katixa Agirre, les mares no,
portada libro les mares no

La novela, escrita originariamente en euskera, con cuatro ediciones en su versión castellana, ahora traducida al catalán, y que está a punto de poderse leer en inglés, francés y neerlandés, muestra qué ocurre después de que una mujer, a la que le costó mucho quedarse embarazada, mate a sus hijos y, posteriormente, se enfrente a un juicio, ante un tribunal.

Atrapando al lector desde el primer capítulo, Katixa Agirre en el libro «Les mares no”, aborda el infanticidio sin morbo, ni con afán de escandalizar.

Aunque ya haya habido alguna librera que haya dicho que en sus anaqueles no va a colocar este título por tratar de lo que trata

Antes de empezar la entrevista con Efe, la escritora vitoriana Katixa Agirre pide disculpas por tener que estar al tanto del teléfono, pero ha habido un positivo por coronavirus en la escuela de sus hijos y está pendiente de una llamada por si deben confinarse, justo el día en el que se encuentra en Barcelona.

La anécdota no es baladí porque su última novela, que ahora llega traducida al catalán por Amsterdam, «Les mares no», es una desgarradora historia sobre el infanticidio, protagonizada por una mujer que ahoga a sus dos hijos en una bañera, que también le sirve a la autora de Vitoria para reflexionar sobre la maternidad.

En una de sus páginas, Katixa Agirre llega a anotar que «la buena escritora, en realidad, querría ser un hombre».

La narradora de este proceso es una escritora que, justo el día en el que rompe aguas y está a punto de parir, le viene a la cabeza que conoce a la infanticida de otra vida, de cuando eran más jóvenes y coincidieron en una estancia en Inglaterra.

A partir de ese momento, intentará reconstruir qué hay detrás del crimen y por qué lo hizo Alice Espanet.

Katixa Agirre deja claro que en ningún momento quiso que fuera un alegato contra la maternidad, «si no que me gustaba mostrar la ambivalencia, sobre todo de los primeros meses con un bebé en casa, cuando te estás haciendo a la nueva situación y cómo en el curso de un mismo día puedes sentirlo todo, desde la ternura más absoluta al rechazo».

«Creo que esto -argumenta- le ocurre a mucha gente y que ya está bien de idealizar, aunque también de demonizar y de decir que todo lo relacionado con la maternidad es un horror, porque tampoco es así».

La novelista, profesora en la Universidad del País Vasco, reconoce que antes de ser madre «tenía muy idealizado el concepto, me había tragado el mito, la propaganda en la que vivimos y cuando veía en una película que una madre abandonaba a sus hijos era algo que no se me hacía creíble».

El bien y el mal

«Al ser madre -prosigue- me di cuenta de mi error, porque antes de eso yo no estaba considerando a esa madre como a una persona, pero, al fin y al cabo, somos personas y como tales, podemos hacer el bien y el mal absoluto. Simplemente, una madre es capaz de hacerlo todo, porque es una persona».

 

Con referencias a autoras como Doris Lessing o Sylvia Plath, también hay momentos tiznados de un particular sentido del humor, porque le sirve «para contrarrestar esa tendencia a tomar esta cuestión como algo muy negro y morboso, además de ser la forma en la que escribo».

Sin que haya sonado aún el móvil, Agirre, nacida en 1981, defiende que la sociedad ha ido evolucionando desde la época de su abuela o de su madre, «pero todo va muy lento y, todavía hoy, a un nivel muy subterráneo, pasa que alguien pueda decirte cuando estás fuera de casa divirtiéndote con unas amigas: ¿pero con quién has dejado a los niños?».

En este punto, asevera que la pandemia «ha desbaratado todo el teatrillo que teníamos montado, no solo en lo referente a cuestiones de género, también a las relacionadas con la edad, a cómo tratamos a los niños y a nuestros mayores. ¿Qué valor le damos al cuidado? Un trabajo que se considera tan ínfimo, que no necesita ni retribución, al que no se le da ninguna consideración, porque históricamente lo han hecho las mujeres».

Con la cineasta Mar Coll preparando la adaptación cinematográfica de este título, Katixa Agirre está barruntando una nueva novela con una trama que transcurrirá en París. EFE



1 Comentario

Dejar respuesta