Los datos de afiliación de EA podrían perderse

Un juzgado de Vitoria ha confirmado que se deben repetir las primarias en las que Eba Blanco fue elegida secretaria general tras la anulación de la candidatura del crítico Maiorga Ramírez, que además fue expulsado del partido.

Fuentes de este sector crítico han informado este jueves de que el Juzgado de Primera Instancia 7 de Vitoria ha rechazado el recurso interpuesto por Blanco contra una decisión previa de ese mismo juzgado que en marzo de este año ordenó a la dirección de EA que en un plazo de 15 días debía repetir ese procedimiento.

En la resolución, el juzgado afirma que EA ha establecido «un sistema de elección de la secretaría general apartándose de la condena de la sentencia» previa. «Por lo tanto es el propio partido el que se ha colocado en una situación de dificultad y rebeldía del acatamiento de la sentencia.

Fuentes del sector crítico han precisado que contra este último auto ya no cabe recurso y en declaraciones a los medios de comunicación Ramírez ha asegurado que esta decisión judicial «deja sin efecto las estratagemas» llevadas a cabo por la dirección de EA desde entonces: «las expulsiones» de miembros del sector crítico, el «congreso fraudulento» del pasado febrero y el «cambio de los estatutos» del partido.

Este último auto, «supone la restitución de los derechos de las más de 400 personas afiliadas que avalaron una candidatura que apostaba el fortalecimiento de EA dentro de EH Bildu frente a los 55 avales de Blanco y supone una oportunidad para la reconstrucción democrática en el seno de EA», ha añadido Ramírez.

«Estamos ante una buena noticia para la democracia, para EA y para la propia EH Bildu, que se libra del lastre de estar integrado por un partido gobernado de espaldas a su afiliación», ha concluido.

El pasado febrero EA celebró su XIII Congreso Nacional sin la participación del sector crítico en el que Blanco fue reelegida secretaria general.

Ese fin de semana los críticos decidieron de forma paralela crear un «grupo» para la «democratización» del partido para seguir los pasos del sector de Ramírez, que fue suspendido de afiliación.

El conflicto entre ambos sectores está enquistado desde 2017 por el posicionamiento de EA dentro de la coalición EH Bildu pero se ha agravado en los últimos años tras la judicialización del mismo. Los críticos reclaman un mayor perfil de EA dentro de la coalición soberanista.

Tras conocerse el auto, Eusko Alkartasuna ha argumentado, en un comunicado, que el congreso ordinario se convocó antes de la primera sentencia de la Audiencia Provincial de Álava, por lo que «es materialmente imposible» que la dirección del partido «haya pretendido apartarse de la sentencia, burlarla o situarse en rebeldía».

EA insiste en que el procedimiento de elección de la Secretaría General en un congreso, con compromisarios, «respeta la exigencia de funcionamiento democrático y tiene pleno encaje con los fundamentos en los que la Audiencia Provincial de Álava basaba su sentencia».

Convocar el congreso era «no solo una obligación estatutaria», sino también «una obligación legal recogida por la ley de partidos», indica EA, que sostiene que el congreso de febrero «está vigente a todos los efectos», incluida «la normativa reguladora del partido, los órganos establecidos y los cargos allí elegidos».

El Consejo Nacional de EA se reunirá este jueves de forma extraordinaria para «analizar en profundidad» el auto. EFE



Dejar respuesta