El Instituto Vasco de Consumo, Kontsumobide, inspeccionará desde este martes y hasta el 31 de julio establecimientos que venden mascarillas para comprobar que estos productos cumplen las normas de etiquetado y de información a los consumidores.

Las inspecciones serán tanto de tipo presencial como documental y podrán dar lugar a sanciones e incluso a la inmovilización del producto.

En concreto se analizarán mascarillas FFP1, FFP2 y FFP3, que están consideradas Equipos de Protección Individual (EPI), así como mascarillas higiénicas.

Dado que la pandemia de covid-19 «ha disparado el consumo de este tipo de productos» esta campaña resulta «imprescindible», según ha considerado esta entidad en un comunicado. EFE


Compartir

Dejar respuesta