entreseccion_noticia

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha propuesto hacer una reflexión fiscal «rigurosa, meditada y tranquila» sobre todos los tributos el próximo año 2020, incluido el Impuesto de Patrimonio.

González ha trasladado esta reflexión en el pleno de control de las Juntas Generales de Álava de este miércoles, en respuesta a una pregunta del PP sobre su postura en relación al Impuesto de Patrimonio.

El diputado general ha abogado por «hacer un análisis conjunto de todos los impuestos y no de forma individual sobre el de Patrimonio», que «garantice los ingresos suficientes» para mantener la recaudación y «mejore la competitividad de las empresas».

González ha expuesto que el Impuesto de Patrimonio supone 22 millones de los 2.600 que ingresa la Diputación, apenas un 0,85 % del total de la recaudación, y ha explicado que este tributo ha sido ya eliminado en prácticamente todos los países de Europa. «Tan sólo lo mantiene España, Liechtenstein, Noruega y Suiza», ha apuntado.

El portavoz del PP en Juntas Generales, Iñaki Oyarzabal, ha dicho que le parece «irresponsable demorar el debate fiscal», ya que «hasta 2022 no se aplicarían los nuevos impuestos» y que su retraso «desincentiva el ahorro y la inversión», además de «ahuyentar a las rentas más altas y promover la fuga de talentos».

Oyarzabal ha opinado que el Impuesto de Patrimonio es «una auténtica rémora para las empresas vascas» y que el PNV «no se atreve a afrontar el debate porque con su socios socialistas y de Podemos no pueden hacer esos cambios fiscales». EFE


Compartir

Dejar respuesta