oficial Azkena

The Offspring cumplió y Fu Manchu puso la intensidad musical en el arranque de un tórrido Azkena Rock Festival de Vitoria que rozó los 40 grados centígrados de temperatura y mantuvo en vilo al numeroso público que se acercó a la capital vasca a revivir el regreso del evento, que recuperó los tres días en su XX aniversario.

El punk rock de los californianos trasladó a los 90 a gran parte de los asistentes, que revivieron momentos de la última década del siglo XX, aunque les costó entrar en harina.

Una vez ajustada la voz de Dexter Holland en “Staring at the sun”, el público se entregó y todo salió a pedir de boca con “Come out and play”, donde se comenzó a palpar la comunión entre los asistentes y una banda que mantenía su esencia.

La interacción fue total con varios temas del álbum “Americana”, pero el punto álgido llegó en el cierre con “Self Steem”, que terminó por levantar a los más rezagados.

Fu Manchu subió un punto más el nivel y los decibelios de la noche vitoriana con el mayor derroche de energía de la jornada de un cuarteto capitaneado por la voz de Scott Hill, pero donde Bob Balch puso toda la carne en el asador con varios solos de guitarra.

Scott Reeder se lució con sus baquetas en “Godzilla”, que fue el preámbulo de varios temas interpretados con un ritmo incansable y unos seguidores entregados que lo dieron todo en “King of the road” y vibraron con “California crossing”.

El debe estuvo en la finalización del bolo antes del tiempo establecido. El público reclamó un bis coreando el nombre del grupo, pero no hubo ampliación del “setlist”.

En su regreso al escenario del Azkena Rock Festival tras su debut en 2019, los madrileños Morgan volvieron a convencer y confirmaron las expectativas en una puesta en escena que fue de menos a más.

Carolina de Juan se metió al público en el bolsillo con su sencillez y su particular voz e incluso se atrevió a ejercer de “front woman”, como viene haciendo últimamente en sus apariciones.

Demostró una complicidad innata con el resto de los miembros de una banda que tiene cuerda para rato y que, tras abrir con “Alone” de su último trabajo, para calentar motores, encandiló al respetable con “Sargento de Hierro”, al tiempo que se fundía con la puesta de sol en el recinto de Mendizabala.

“Another Road”, terminó por alcanzar la temperatura óptima y un perfecto “Marry you” acabó con una actuación en la que Paco López y David Schulthess fueron clave para crear una atmósfera perfecta para encarar el resto de los conciertos.

La jornada la abrieron los californianos Dirty Honey, con un toque que rememoraba a las buenas épocas de Guns N’Roses. Hicieron gozar a los más madrugadores, que también pudieron disfrutar con Morgan Wade, una de las sorpresas de la jornada, que deslumbró a muchos con su country americano.

Fueron dos bolos ideales para ir cogiendo temperatura junto a Hiss Holden Messenger que con su folk de Carolina del Norte puso en la rampa de salida a los que esperaban los platos fuertes.

La guinda la puso la fiesta que montaron “The Toy Dolls” que reventaron el foso con “Nelly The Elephant”, mientras el rock callejero del “Trashville” acabó por cerrar la noche.

Para la segunda jornada esperan Afghan Whigs y Social Distortion, entre otros, y entrará en rotación el escenario “Love”, con grupos más locales y de menor formato. EFE



Dejar respuesta