El entrenador del Baskonia, Dusko Ivanovic, confirmó este jueves el descarte de Chima Moneke por lesión para recibir a la Virtus Bolonia en el duelo que determinará la octava plaza de los ‘playoffs’, que se disputará este viernes en el Buesa Arena, y añadió que el club nunca ha llorado cuando le han faltado jugadores, ni lo van a hacer en el partido.

El técnico baskonista dijo en una rueda de prensa que el equipo “está bien”. “Hemos luchado todo el año en Euroliga para tener esto, depender de nosotros, jugar en nuestra casa y conseguir la victoria con nuestro público”, manifestó.

Al preparador no le extrañó la victoria del plantel italiano ante el Efes en Estambul para llegar a este duelo. “Virtus estuvo todo el tiempo entre los ocho mejores. Ha jugado muy bien e hizo un gran partido con carácter”, consideró.

Respecto a las claves para poder llevarse este encuentro aseguró que no pueden recibir 100 puntos. “Tenemos que jugar buena defensa. Los partidos importantes se juegan a 70 puntos como el de Virtus y Efes”, explicó y espera un “partido duro”. “Tenemos que estar preparados para jugar con mucho contacto”, añadió.

“Tenemos que intentar jugar rápido pero si recibimos mucho puntos será difícil. Tenemos que ser agresivos en defensa y jugar rápido”, incidió el técnico, que no quiere que su equipo cambie su manera de jugar.

Tras dos partidos disputados entre las dos escuadras, Ivanovic espera que puedan “defender mejor” porque “todo el mundo conoce a todo el mundo”.

“El público nos tiene que dar un plus. Estamos aquí gracias a ellos”, remarcó sobre el apoyo recibido durante la temporada.

Opinó que los dos equipos tendrán presión. “Solo quiero tener una presión positiva. Estamos donde queríamos estar y merecemos tener la posibilidad de ganar en casa”, afirmó. EFE



Dejar respuesta