¡Vitoria tiene miedo! ¡22 casos violentos tras el verano!

Euskadi cuenta ya con una estrategia pionera en España para prevenir y detectar de manera precoz la violencia hacia la infancia y la adolescencia, y garantizar que los menores vascos «puedan vivir y crecer libres de cualquier forma de violencia».

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha presentado este lunes la Estrategia Vasca contra la Violencia hacia la Infancia y la Adolescencia 2022-2025 con motivo de la conmemoración del Día Internacional para la Lucha contra el Maltrato Infantil.

Euskadi se convierte así en la primera comunidad autónoma en aprobar un plan de este tipo que busca prevenir todas las formas de violencia hacia este colectivo, intervenir tempranamente y detectar con la mayor celeridad las que se puedan producir, brindar a los niños y adolescentes vascos la atención y protección necesarias y reparar en la medida de lo posible los daños causados.

Según datos de la Ertzaintza que se recogen en el diagnóstico con el que se ha elaborado esta estrategia, en 2020 un total de 1.459 menores de 18 años fueron víctimas en Euskadi de un delito vinculado con la violencia intrafamiliar, de pareja o expareja y contra la libertad sexual, entre otros tipos, lo que supone un 2,2 % más que en el año anterior y un 32,4 % más que en 2016.

Artolazabal ha añadido que en concreto en 2020 se identificaron en el País Vasco a 664 menores víctimas de violencia dentro de su ámbito familiar, un 69 % más que en 2016, y que el volumen víctimas de violencia sexual identificadas por la Ertzaintza entre 2016 y 2019 creció un 61 % en este colectivo, hasta las 206. Además el servicio de Atención a la Infancia y la Adolescencia del Gobierno Vasco batió en 2020 récord de llamadas (1.041) con un incremento del 23,5 % desde 2018.

«Creemos que estos datos son solo la punta del iceberg», ha advertido la consejera, quien ha explicado que aunque parezca contradictorio el objetivo de esta estrategia es que las cifras crezcan al menos en un principio porque se trata también de visibilizar esta violencia y ayudar a muchos adolescentes a denunciar.

Así, en el primer año de puesta en marcha de esta estrategia se han diseñado un total de 44 acciones, entre ellas cursos y talleres de formación sobre el origen de estas violencias, de prevención de las violencias sexistas y de prevención del acoso y abuso sexual en el deporte, entre otros.

Además para visibilizar la violencia hacia los menores se van a realizar diferentes campañas, entre ellas una que desde hoy mismo va a emitirse en los medios de comunicación con el lema «No más juguetes rotos».

«Creemos que es muy positivo que con la visibilización de las distintas formas de violencia hacia la infancia y la adolescencia se incrementen las cifras de denuncia», ha insistido Artolazabal, quien ha indicado también que la estrategia va a permitir que las instituciones vascas estén «más» coordinadas y «mejor preparadas» para hacer frente a estas violencias.

En la presentación también ha intervenido la responsable de consultoría e investigación social de la Fundación EDE, Ainara Canto, quien ha coordinado el proceso participativo de elaboración de esta estrategia, en la que también se ha dado voz a un grupo de 80 menores que han aportado su visión sobre la violencia que les afecta.

Canto ha detallado los cuatro ejes sobre los que se ha estructurado esta herramienta para los próximos cuatro años: la promoción de los derechos de los menores y la prevención; la detección precoz para minimizar su impacto; la atención integral y por último la colaboración institucional para aumentar la eficacia.

Entre los objetivos que se persiguen están los de reducir la prevalencia de la violencia con un trabajo de sensibilización con la sociedad en su conjunto y la apuesta por entornos seguros para los menores. También se pretende lograr canales de comunicación y escucha accesibles, cercanos y confidenciales para estos y reforzar la especialización para evitar por ejemplo que los niños se sientan revictimizados cuando acuden a las instituciones en busca de ayuda.

Artolazabal ha añadido que anualmente se dará cuenta de las acciones que se desarrollen y ha puesto en valor el proceso participativo desarrollado con entidades privadas, profesionales y agentes sociales para lograr una herramienta de estas características. EFE



Dejar respuesta