Vitoria: Niegan 3 veces ayudas a familiares del asesinato machista

Cientos de mujeres, convocadas por el movimiento feminista, han salido a la calle en Vitoria para mostrar su rechazo a la violencia contra las mujeres y se han solidarizado especialmente con las palestinas, las trabajadoras del hogar y del sector de los cuidados y las personas mayores.

En el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la manifestación ha recorrido varias calles del centro de la capital alavesa entre la Plaza San Antón y el parque de La Florida, una marcha encabezada por una pancarta con el lema en euskera «Indarkeria matxistarik gabeko bizitzak!» (Vidas libres de violencia machista).

A pocos días de la huelga feminista convocada en Euskadi el 30 de noviembre, las manifestantes han coreado gritos a favor de la lucha de las mujeres y en contra de las agresiones, con consignas como «Mi cuerpo es mío», «No nací mujer para morir por serlo», «Nos queremos vivas, libres y rebeldes» o «Hermana, nosotras sí te creemos».

En el manifiesto redactado, el movimiento feminista ha denunciado el «genocidio» de Israel contra el pueblo palestino y ha recordado a las miles de mujeres «asesinadas».

Ha acusado de «complicidad» con Israel a las instituciones vascas, en especial al Gobierno Vasco, que «participa con dinero público en los proyectos ilegales que la empresas CAF desarrolla en Jerusalén construyendo las infraestructuras necesarias para la colonización y el apartheid».

También ha exigido una mayor sensibilización hacia las mujeres mayores que sufren o han sufrido violencia machista «ante el silencio social», unos casos que, según aseguran, permanecen «ocultos».

El movimiento feminista ha tenido palabras de apoyo hacia las trabajadoras del hogar y del sector de los cuidados, que sufren «explotación laboral y violencias económicas y racistas».

Antes de la marcha representantes de la Diputación de Álava y de todos los grupos representados en las Juntas Generales, excepto de Vox, que tiene un procurador en el parlamento provincial, se han concentrado en silencio en la Plaza de la Provincia para reclamar una sociedad libre de violencias contra las mujeres.

El diputado general de Álava, Ramiro González, ha mostrado especialmente su preocupación por la incidencia de la violencia sexual entre las personas más jóvenes agravada por la «banalización y normalización» de esta violencia en las redes sociales.

A esta concentración se han sumado la alcaldesa de Vitoria, Maider Etxebarria, y concejales de todas las fuerzas políticas, quienes previamente han leído en el Ayuntamiento una declaración institucional en la que también se ha puesto el foco en la «creciente incidencia de la violencia sexual entre menores».

El Ayuntamiento ha alertado de la difusión entre los menores «de mitos y estereotipos de género, así como la sexualización infantil y la iniciación sexual temprana a través de la pornografía, en mayor grado, en las redes sociales de uso habitual».

Este 25 de noviembre comercios de casco viejo de Vitoria han colocado un vinilo en los escaparates para reivindicar el fin de la violencia machista.

La asociación que engloba a estos empresarios, Fedasoc, ha señalado que esta violencia no es solo la agresión física o la violación sino que existen «muchas otras manifestaciones como roces o besos no consentidos, comentarios o miradas degradantes sobre el cuerpo de las mujeres.

BILBAO

Miles de personas se han manifestado esta tarde en Bilbao para reivindicar que las mujeres puedan vivir «libres» y «sin violencia machista» en el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

Convocadas por el Movimiento Feminista de Euskal Herria, los asistentes han recorrido la Gran Vía bilbaína hasta el Ayuntamiento tras el emblema feminista y una pancarta en la que se leía en euskera «una vida sin violencia machista. Vivas, libres y organizadas».

Durante el recorrido, al que se ha sumado el secretario del PSE/EE, Eneko Andueza, al frente de una delegación de su partido, se han coreado lemas a favor de la lucha feminista y se ha gritado «ni una agresión sin respuesta».

Una de las portavoces del movimiento, Amanda Verrone, ha destacado en declaraciones a los medios de comunicación que la violencia machista constituye «una de las violaciones de derechos humanos más importante» que aumenta y está «lejos de desaparecer».

«Es una violencia estructural que se entrecruza con otros fenómenos como la clase social, la raza o la diversidad funcional.. nos manifestamos para reivindicar nuestro derecho a vivir en libertad, con dignidad y sin precariedad».



Dejar respuesta