La cifra de menores de edad víctimas de la violencia machista que también sufrieron sus madres el año pasado en Euskadi aumentó más de un 50 %, al llegar a los 110 frente a los 73 de 2022, aunque el número de mujeres víctimas descendió a 754, un 3,7 % menos.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha hecho pública este viernes la ‘Estadística de violencia doméstica y de género’ relativa a 2023, que ofrece datos de víctimas y denunciados con órdenes de protección o medidas cautelares dictadas que han sido inscritos en el Registro Central para la Protección de las Víctimas de la Violencia Doméstica y de Género del Ministerio de Justicia.

Además del incremento de niños y niñas víctimas de la violencia vicaria, que fue del 32 % en el conjunto de España, la estadística de 2023 registra un descenso de las mujeres maltratadas por su pareja o expareja con medidas cautelares y órdenes de protección (754) y del número de hombres agresores, que baja hasta los 750 de los 780 de un año antes.

Esta tendencia en Euskadi difiere de la del conjunto del Estado, donde aumentó el 12,1 % el número de mujeres víctimas y un 9,7 % el de hombres denunciados.

De las 754 mujeres maltratadas en el País Vasco:

  • 226 eran exnovias,
  • 157 cónyuges de su maltratador,
  • 144 novias,
  • 104 parejas de hecho,
  • 88 ex parejas de hecho,
  • 30 excónyuges
  • 5 estaban en proceso de separación.

Del total de mujeres maltratadas, la gran mayoría (460) tenían entre 25 y 44 años. Además hubo 14 con menos de 18 años y 18 con 65 o más años.

Entre los 750 hombres denunciados por violencia machista también la mayoría (451) tenían entre 25 y 44 años, y ninguno era menor de edad.

Se imputaron un total de 1.005 infracciones penales de las cuales 5 fueron por homicidio en todas sus formas con sentencia firme, cuando el año anterior fueron 7. El año pasado hubo dos asesinatos machistas en Euskadi: uno en Orio y otro en Vitoria.

Se redujeron las medidas cautelares dictadas en casos de violencia de género de 2.157 en 2022 a 2.059 el año pasado, pero aumentaron los condenados con sentencia firme, hasta 1.871, es decir, un 2 %.

Los juzgados dictaron un total de 11.344 resoluciones con penas y otro tipo de medidas, cien menos que un año antes, de las cuales 1.244 fueron penas privativas de libertad.

Además, aumentaron las prohibiciones de aproximarse a la víctima (2.477) y de comunicarse con ella (2.246).

Euskadi registró el año pasado la tasa de víctimas de violencia de género por cada mil mujeres mayores de 14 años más baja, 0,7, seguida por Cataluña (0,9) y Madrid (1,1).

En el conjunto de España fue de 1,7 y superaron esta media en trece territorios: Melilla (5,8 por cada 1.000), La Rioja (3,2), Ceuta (2,8), Baleares y Murcia (2,6 en ambas), Comunitat Valenciana y Andalucía (2,2 cada una), Castilla-La Mancha (2,1), Aragón y Castilla y León (1,8 en ambas). EFE



Dejar respuesta