La crisis del coronavirus obligó a suspender muchas bodas el año pasado en todo Euskadi. Los datos oficiales hablan de un 80% menos que en 2019 y las parejas se han compuest@s y sin novi@s.

La esperanza fue aplazarlas con las miras puestas en este 2021, pero la situación no termina de verse clara -las vacunas no cogen el ritmo deseado y la tercera ola está en cifras muy altas-.

La realidad es que las celebraciones se están posponiendo ya en Euskadi a 2022, incluso no hay fechas alternativas.

Varios de los sectores empresariales consultados por Norte Exprés dicen que los novios no terminan de decidirse. «Todo está parado», nos cuenta un afamado hostelero. «Los que pusieron la fianza sostienen alguna posibilidad, pero los que no lo han hecho, ni piensan en este año».

La vacuna subió el ánimo a las parejas, pero la realidad después de un mes es de jarro de agua fría. Los problemas con la distribución del material sanitario no cumple las espectativas que habían soñado los novi@s.

Las que pensaban hacerse en primavera ya se han cancelado mayoritariamente

Las de verano están in albis. con bastantes cancelaciones ya. Las de septiembre en adelante aún respiran esperanzados y son las que aguantan.

Pero hay un sector de novios y novias que ha pasado página en sus intenciones y han decididó dejarlo para mejor ocasión. Ya lo hablarán con el tiempo. No hay prisa. Ese punto ded esesperación y frustración ha terminado de cansar.

“Todos queremos pensar que a partir de mayo haya una población vacunada suficiente que permita mejorar la situación, aunque ahora son puras estimaciones con poca seguridad», ha afirmado.


Compartir

1 Comentario

  1. Que problema hay? Subte quier s casar te casas y punto, solo hace falta que vayan los novios y los testigos. Ahora, si lo de casarte de tq igual y lo que quieres es hacer una fiesta para que te vea la familia las amigas y todo el temario superficial y de postureo, entonces, claro está, no puedes. Pero eso no es casarse por amor, es casarse por aparentar.

Dejar respuesta