Vitoria ya tiene alcaldesa

La alcaldesa de Vitoria, Maider Etxebarria, ha criticado los «juegos semánticos» del líder de la izquierda abertzale para evitar condenar el ataque al monolito en memoria de Fernando Buesa y Jorge Díez y a la tumba de la familia Buesa y ha advertido que tendrán «a los socialistas en frente ante esos silencios».

Etxebarria ha participado hoy junto a la secretaria general de los socialistas alaveses y diputada foral, Cristina González, en el acto organizado por las Juventudes Socialistas de Euskadi tras los ataques perpetrados esta semana.

La alcaldesa se ha solidarizado con las familias de Jorge Díez y Fernando Buesa y ante el monolito de recuerdo a ambos colocado en el lugar en el que fueron asesinados en un atentado de ETA, ha calificado los hechos de «deleznables y asquerosos».

Ha denunciado que siga habiendo personas que «se niegan a condenar la violencia». «Ante ese silencio nos van a tener en frente», ha dejado claro, para calificar de «juego semántico» la negativa a usar el término condena por parte de dirigentes de la izquierda abertzale, entre ellos, Arnaldo Otegi.

«Son hechos deleznables y asquerosos. Vamos a estar en frente apoyando la memoria, la dignidad y la convivencia», ha concluido.

Por su parte, el secretario general de las Juventudes Socialistas de Euskadi, Gabriel Arrúe, ha calificado los ataques de «salvajes y crueles», y contra ellos ha lanzado «un mensaje contundente de rechazo, condena y desprecio».

«Responderemos ante cualquier ataque y ante quienes prefieren enredarse en debates semánticos estériles para no llamar a las cosas por su nombre. Van a encontrar nuestra exigencia firme y clara de que deben condenarse porque ninguna fuerza está legitimada para construir el presente y el futuro mientras no condenen el terrorismo y las secuelas del odio», ha advertido.

Tras colocar flores en el monolito, Arrúe ha dejado claro que el legado de Buesa sigue en las ideas y en los valores de los jóvenes socialistas y ha lamentado que un «ataque a la memoria de Buesa es un ataque a la convivencia y a toda la familia socialista vasca». EFE



Dejar respuesta