La obra ‘Números primos’, de la artista Esther Ferrer (San Sebastián, 1937), ubicada actualmente en el Parque de el Prado de Vitoria-Gasteiz, va a ser restaurada y reubicada en la plaza interna del Museo de Arte Contemporáneo del País Vasco.

CARTA CIUDADANA: «60000 euros por arreglar y llevar al Artium lo que queda de los números primos en el Parque del Prado. La gente no lo rompe, son los mismos del Ayuntamiento que han pasado muchos años con furgonetas y barredoras los que han roto todo.

Con el peso se han roto, luego han puesto cemento, después de muchas caídas de la gente cuando están rotas y cortes de niños y no tan niños, por caídas al suelo, y van a pagar 60000 euros por eso, eso sí que es hacer el primo, con ese dinero puede comer mucha gente».

PROYECTO OFICIAL

El proyecto, que cuenta con la participación activa de la artista vasca, permitirá una mejor conservación de una de las obras más emblemáticas entre las instaladas en espacios públicos de la ciudad.

“Nuestro objetivo con esta acción es poner en valor el trabajo de la artista Esther Ferrer, una figura clave del arte contemporáneo vasco, que cuenta con un gran reconocimiento internacional”, ha subrayado la concejala de Educación y Cultura, Estíbaliz Canto.

Se trata de una pieza de grandes dimensiones, integrada por más de 10.000 piezas de cerámica, en la que Ferrer trabaja con la seriación de números primos, uno de los temas fundamentales en su producción.

Será además la primera obra de una artista mujer localizada en el espacio exterior del museo, que cuenta ya con obras de Chillida, Oteiza, Serra, Basterretxea, Navarro y Larrea.

La instalación de ‘Números primos’ en el parque del Prado se remonta al año 2003, en el marco de un proyecto de intervenciones artísticas promovido por el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. La institución contó para ello con la dirección de la editora y comisaria de arte Rosa Olivares.

La propuesta de Esther Ferrer es una pieza de grandes dimensiones perteneciente a la serie ‘Poema de los números primos’, una línea de trabajo que ha sido de enorme importancia en su trayectoria.

Tal y como ha explicado recientemente la artista en una conversación con responsables del museo, ésta es su “primera pieza de suelo perenne. Había hecho instalaciones de suelo perecederas con números primos para exposiciones puntuales que luego desaparecían. La primera permanente es en Vitoria-Gasteiz”.

Esta obra, considerada como una de sus intervenciones más emblemáticas, fue concebida de manera específica para la ciudad de Vitoria-Gasteiz y consta de 10.000 losas cuadradas de cerámica de gres, con 3 tipos de piezas: 4410 piezas con una diagonal roja, 4410 piezas con una diagonal azul y el resto con un número primo impreso, del 41 al 10.039, ambos incluidos.

La obra tiene su origen en el interés de Esther Ferrer en las matemáticas y en concreto en una forma de representación gráfica llamada la espiral de Ulam, descrita por el matemático polaco Stanislaw Ulam. Ferrer explica que Ulam descubrió que “si se escriben los números primos desde el uno en una espiral se formaban muchas diagonales pequeñas; si empiezas desde el 41 se forma una diagonal continua que al final se interrumpe. He hecho muchos proyectos de distinto tipo con esta idea porque me gusta el resultado, pero el primero permanente que hice fue para Vitoria-Gasteiz”.

Han transcurrido casi dos décadas desde la producción e instalación de esta obra en el Parque del Prado. Desde esa fecha ‘Números primos’ ha sufrido un importante deterioro debido a la fragilidad propia de los materiales y a su emplazamiento en un espacio público de uso intensivo.

A partir de las conversaciones llevadas a cabo entre el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, Artium y la autora, Esther Ferrer, se pone en marcha este proyecto de restauración y reubicación de esta obra tan significativa en la plaza interna del museo

La pieza pasará a formar parte de la Colección Museo de Arte Contemporáneo del País Vasco mediante el acuerdo de depósito institucional del Ayuntamiento, miembro del Patronato de la Fundación Artium y se enmarca en las acciones llevadas a cabo en el marco del XX Aniversario del museo.

La reubicación de ‘Números primos’ en la plaza interna de Artium Museoa ofrece mejores opciones para su adecuada conservación y para su contextualización como obra de referencia en las prácticas del arte del País Vasco en las últimas décadas.

Además, contribuirá a reforzar la figura de Esther Ferrer como artista esencial en la historia del arte y a consolidar la apuesta estratégica del museo por visibilizar, a través de su colección y sus programas, el trabajo de las artistas.

Esther Ferrer será la primera artista mujer en formar parte del itinerario de esculturas expuestas en el espacio público que ocupa el museo, en el que ya figuran obras de Jorge Oteiza, Néstor Basterretxea, Eduardo Chillida, Vicente Larrea y Richard Serra. Además, ‘Números primos’ funcionará como espacio de juego y activación de un programa de performance prevista en el año 2023.

En su extensa trayectoria, Ferrer ha tenido una destacada vinculación con la ciudad de Vitoria-Gasteiz. ‘Números primos’ fue la más importante intervención pública realizada hasta la fecha (2003) por Esther Ferrer, quien ya tenía entonces un amplio reconocimiento internacional.

En 2011, Artium Museoa organizó la exposición ‘Esther Ferrer. En cuatro movimientos’, comisariada por Olivares, en cuyo marco desarrolló varias performances. En la actualidad, la artista está representada en la Colección Museo de Arte Contemporáneo del País Vasco y la exposición ‘Zeru bat, hamaika bide’, de Artium Museoa, muestra una de sus obras más significativas, el vídeo ‘Acciones corporales’, fechado en 1975. Forman parte de la Colección del museo otras piezas fundamentales en su trayectoria como ‘Autorretrato en el tiempo’ (1981-1994) y ‘Sin título’ (2011).

Esta acción forma parte de un proyecto de puesta en valor de las obras de arte creadas por mujeres que tuvo como precedente la restauración de la obra ‘Sin título’, de Juana Cima (Caibarién, Cuba, 1951). Se trata de una pintura de grandes dimensiones (600×400 cm) que representa la “almendra” del Casco Viejo de Vitoria-Gasteiz y que fue premiada en la IV Bienal de Pintura y Escultura de la ciudad en 1980. Perteneciente a la Colección del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, la pieza fue restaurada y actualmente ocupa un lugar destacado en la exposición ‘Zeru bat, hamaika bide’, en Artium Museoa, dentro del caso de estudio Bigarren bidea.

Esther Ferrer

Esther Ferrer es una de las artistas más reconocidas de nuestro contexto en el ámbito internacional. Desde los años sesenta realiza acciones bien individualmente o formando parte del grupo ZAJ. A comienzos de esta misma década crea, junto con el pintor Jose Antonio Sistiaga, el primer Taller de Libre Expresión, germen de muchas otras actividades pedagógicas paralelas, entre ellas la Escuela experimental en Elorrio. A partir de mediados de los años setenta retoma su actividad plástica con fotografías trabajadas, instalaciones, cuadros basados en la serie de números primos o el número Pi, objetos etc.

En 1999 participó, junto a Manolo Valdés, en el Pabellón de España en la Bienal de Venecia; en 2008 fue reconocida con el Premio Nacional de Artes Plásticas, en 2012 con el Premio Gure Artea en reconocimiento a su trayectoria, y en 2014 el Premio Velázquez.

En su larga carrera ha participado en exposiciones y festivales en todo el mundo: España, Alemania, Italia, Suiza, Bélgica, Francia, Dinamarca, Noruega, Inglaterra, Bélgica, Holanda, Polonia, Eslovaquia, Republica Checa, Hungría, Bulgaria, Inglaterra, Estados Unidos, Canadá, México, Cuba, Brasil, Tailandia, Japón, Corea, Palestina, etc.

Ha expuesto de manera individual en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid, la Statsgalerie, Stuttgart, el Museo de Arte Contemporáneo de Roskilde, Dinamarca, el Círculo de Bellas Artes en Madrid; el MOCARoma., el MAC/VAL (Vitry –sur-Seine), y el Museo de Arte Contemporáneo del País Vasco, Artium Museoa, entre otros. Ha impartido numerosos cursos en universidades y escuelas de Bellas Artes en Canadá, Francia, Italia, México, Suiza y España.



8 Comentarios

  1. Esta pieza de arte o lo que sea, le han puesto etiqueta de «vasco» no sé porqué. Por eso su sitio no es la calle, sino un museo. Como todo lo que tiene tufo vasco, desde el mapa del paisvasco hasta la «lengua», son hoy piezas de museo, como los trilobites. Es el viento de la historia, o mejor, los enemigos externos y sobre todo internos los que han finiquitado lo que unos cuantos intentaron salvar en una guerra de supervivencia (independencia decian) y perdieron por aniquilación.

  2. si esos 60. 000 euros salen del ca una de las personas del ayuntamiento , me explico de su bolsillo , que lo gastan de su sueldo ,bien cada uno que haga lo que quier, pero con dinero publico , no , con ese dinero puede comer mucha gente que lo den a una ong o un comedor social y lo pongar de su bolsillo

  3. Se gastan a su antojo y capricho montones de dinero público en chorradas, que luego los iluminados políticos de miiiiiierda que amamantamos se lo apuntan como maravillosos logros suyos y al mismo tiempo cierran por falta de dinero el comedor de Las Desamparadas ¡¡De puta madre!! Y en la próxima se les volverá a votar y seguirán mangoneando.

Dejar respuesta