El entrenador del Deportivo Alavés, Julio Velázquez, indicó que “ahora lo principal es que el equipo sea competitivo” y puso “la mano en el fuego” por la actitud de sus jugadores a pesar de la última derrota ante el Celta por 4-0.

El técnico babazorro indicó en la rueda de prensa previa al partido frente al RCD Espanyol que “hay que levantarse, ser fuertes y tener entereza por responsabilidad, profesionalidad, por el escudo” al que representan y “por los aficionados”.

Destacó que el día después del partido de Vigo hicieron “sorprendentemente una gran sesión de entrenamiento” y explicó que “es muy importante el proceso de recuperación con tres partidos en una semana”.

“No me he vuelto loco en reiterar lo que no hicimos bien. Somos conscientes todos que no lo hicimos bien” y apuntó que si quieren limpiar las cabezas para el partido de mañana tienen que mirar hacia adelante.

Velázquez comprendió la frustración de la gente y no piensa en que esta jornada se pueda descender. “Si te invade el negativismo es mejor no salir al campo”, opinó el salmantino, que incidió en que tienen que pensar en que “van a salir las cosas bien”.

Preguntado por la afición, que expresó su malestar tras la última jornada, Velázquez remarcó que “es ejemplar” y dijo que el club no se tiene que llevar las manos a la cabeza porque la gente se sienta decepcionada.

“Es normal con el partido que hicimos”, asumió, pero matizó que pone “la mano en el fuego por los jugadores”. “La gente quiere, trabaja, tiene actitud y compromiso. Los jugadores son los primeros que sufren por la situación”, manifestó.

En este sentido consideró que es el equipo el que tiene que enganchar a la gente. “Nos van a pedir esfuerzo, trabajo y sacrificio”, subrayó y dijo que a la afición no se le puede pedir nada. “Es idílica”, añadió.

Sobre el Espanyol advirtió que querrá hacer las cosas bien y no les va a regalar nada. “Se tiene que demostrar quién se juega todo y si no ganas las cuentas no sirven”, opinó. EFE



1 Comentario

  1. No se les puede pedir más. Hacen lo que saben y acorde a lo que les pagan. Si supieran jugar mejor, estarían haciéndolo en el Barcelona, Madrid, Sevilla… Si se contratan peones baratos, no se les puede pedir que rindan como oficiales de primera. Lo mismo con el entrenador «milagro» salva descensos. No sé si es bueno o no, pero moral y cuento tienen para regalar. Seguro que ha salido muy barato.

Dejar respuesta