Urkullu quiere resolver el
foto irekia

El Parlamento Vasco ha denunciado el «drama» que viven los migrantes que tratan de cruzar la frontera con Francia a través de Irun y ha reivindicado la transferencia a Euskadi de las funciones y servicios en materia de migración.

El pleno de la Cámara de Vitoria ha aprobado este jueves una proposición no de ley conjunta del PNV, EH Bildu, PSE-EE y Elkarrekin Podemos-IU en la que se expresa la preocupación por la situación de crisis humanitaria que se vive en la zona fronteriza, donde nueve migrantes han fallecido en los últimos meses cuando trataban de cruzar el río Bidasoa para llegar a Francia.

La gran parte del contenido de la iniciativa ha sido secundada también por PP+Cs, que ha rechazado el punto que reclama la transferencia a Euskadi de la competencia en materia migratoria. La única representante de Vox, Amaia Martínez, ha votado en contra de todo el texto.

En relación a dicha transferencia, la Cámara ha pedido al Gobierno Vasco que continúe reclamando al central la competencia para que la administración autonómica pueda asumir la gestión de las autorizaciones de trabajo y las actuaciones necesarias para desarrollar un modelo de acogida e integración de los migrantes.

También ha instado al Gobierno español a que promueva en la Unión Europea una reforma del sistema de asilo para garantizar el derecho a la protección internacional de todas las personas migrantes en tránsito.

Asimismo el Parlamento ha solicitado que a las autoridades europeas, especialmente a las francesas y españolas, que dispongan de medidas para impedir nuevas tragedias en el río Bidasoa y en su entorno y que se establezcan mecanismos compartidos que eviten cualquier forma de trato discriminatorio por razón de raza, color, origen o identidad.

Además, ha pedido a la UE que impulse corredores humanitarios seguros y al Gobierno Vasco que continúe garantizando una acogida y atención adecuadas a los migrantes en tránsito y lidere la coordinación institucional para facilitar el acceso al padrón, a la tarjeta sanitaria, a los servicios sociales o la educación.

Otra de las demandas recogidas en el Parlamento se dirige a las administraciones central, autonómica, forales y municipales, a las que piden que ayude en los trámites de las repatriaciones de los migrantes fallecidos en Euskadi y que el coste lo asuma la institución competente.

Maitane Ipiñazar (PNV) ha explicado que no se pueden «normalizar» estas muertes y tras reclamar con «urgencia» la transferencia ha pedido «corredores humanitarios que pongan la vida en el centro».

Mikel Otero (EH Bildu) ha mostrado su rechazo a una «frontera que se ha convertido en criminal», porque Francia «no cumple los acuerdos internacionales básicos» en materia migratoria.

Miren Gallastegui (PSE-EE) ha lamentado que en Europa no haya una política migratoria común y ha reclamado un nuevo sistema de asilo, con un «mecanismo de solidaridad» entre los estados miembros de la UE.

Iñigo Martínez (Elkarrekin Podemos-IU) ha citado los nombres de las nueve personas fallecidas en los últimos meses en el Bidasoa intentando llegar a Francia, «asesinadas por un cruel sistema de control de fronteras de la UE».

Carmelo Barrio (PP+Cs) ha expresado su apoyo al «espíritu y casi toda la letra de la iniciativa», pero ha considerado que la petición de la transferencia «sobra» porque lo que es «fundamental» en esta materia es que exista «colaboración» entre las administraciones.

Amaia Martínez (Vox) ha defendido la «soberanía de las naciones para decidir su política fronteriza», en este caso de Francia, y ha criticado que los grupos proponentes creen un «espejismo» que provoca un «efecto llamada». EFE



Dejar respuesta