Bizkaia oculta los nombres de residencias con covid

Residencias de personas mayores más pequeñas o con unidades de convivencia separadas, y cuyo personal no trabaje en distintos centros u hospitales son algunas de las recomendaciones del Ararteko para reducir en un futuro el riesgo de contagios y de mortalidad por coronavirus.

El Defensor del Pueblo vasco ha elaborado un amplio estudio sobre el impacto de la pandemia en los 299 centros residenciales para personas mayores que hay en Euskadi, tanto públicos como concertados.

El informe, el primero que se hace en Euskadi y uno de los pocos que hay en España, se centra en estudiar la evolución de la covid entre marzo de 2020, cuando se desató la pandemia, y enero de 2021, cuando se puso en marcha el proceso de vacunación que cambió «sustancialmente» el panorama en estos centros.

Con datos aportados por el Departamento vasco de Salud, las tres diputaciones forales y representantes de diversos centros residenciales, la investigación concluye que en ese periodo el 66,7 % de los centros de mayores -199 del total de 299- tuvieron casos de covid.

De las 20.000 personas usuarias de estos centros, se infectó el 25 %, que representan al 5 % de todos los contagiados en Euskadi.

En esos nueve meses estudiados, casi la mitad de los centros -el 47,5 %- tuvo algún fallecimiento relacionado con la pandemia.

Además, el Ararteko destaca que la cooperación de los trabajadores de los centros, de los usuarios y de sus allegados fue «imprescindible» para implantar las medidas de prevención.

Tras analizar todos estos datos, el informe extrae una serie de conclusiones que «pueden resultar de utilidad de cara a afrontar epidemias y pandemias futuras», para la que, según estudios científicos, estos centros deben «estar preparados».

Entre esas «lecciones aprendidas» figura que el riesgo de contagio en un centro es mayor en función de la incidencia de la pandemia en la zona donde se ubique y que la limitación en el acceso a visitantes y familiares es otro factor relevante para el control de la pandemia.

Las características de las residencias y sus medidas preventivas, al margen de que sean públicos o privados, tienen gran influencia en el riesgo de contagios aunque «el riesgo de mortalidad se asocia fundamentalmente con las características personales» de cada uno de los residentes.

También se pide reflexionar sobre el modelo arquitectónico y funcional de los centros debido a «su influencia en el riesgo de contagios», ya que esta investigación cree necesario avanzar hacia centros más pequeños o que se organicen en unidades convivenciales separadas para evitar la extensión de contagios en una residencia.

Además pide «estudiar la incidencia del procedimiento seguido para realizar las sustituciones del personal» ya que se ha detectado un mayor riesgo de contagios en centros que comparten trabajadores con otras residencias u hospitales.

El Ararteko considera por otra parte «fundamental disponer de datos homogéneos en todos los centros residenciales que permitan a la comunidad investigadora tener la información suficiente para realizar los oportunos estudios», además de «mejorar los sistemas de información» sobre los servicios sociales y su interoperabilidad.

Contar con planes de planes de prevención de infecciones adaptados a cada centro, mayor anticipación y disponibilidad de medios ante posibles riesgos futuros, así como sistemas de evaluación sobre la situación individual de los residentes y los procesos asistenciales de cada centro para identificar cambios y evaluar el impacto de la atención recibida sobre su calidad de vida, son otras de las «urgencias» que señala este estudio.

Todos estos factores, unidos a una mayor participación de los comités de ética en intervención social para que den a los centros residenciales «instrumentos precisos» para mejorar el cuidado de la salud de los usuarios, lograrán evitar, a juicio del Ararteko, la extensión de contagios en un futuro. EFE


Compartir

1 Comentario

  1. Es curioso ni se mencione, dado tratan el coronavirus, las malas praxis medicas para con los ancianos, o el como en tantos casos los encerraron, aislandonos de las familias completamente.

    Claro, todo menos asumir responsabilidades.

    «el modelo» dicen, vaya huevos.

Dejar respuesta