El entrenador del Alavés, Pablo Machín, declaró este domingo tras la derrota de su equipo por 3-1 ante el Cádiz en el estadio Ramón de Carranza que «cuando las cosas se tuercen, se tuercen del todo».

Machín manifestó en la rueda de prensa posterior al choque que su equipo ha «competido bien» en la primera parte, cuando vio un partido «igualado, por más que sean decisiones del VAR» los dos goles anotados en ese periodo, uno para cada equipo.

El técnico del Alavés consideró que su equipo entró «bien en el partido, llevando el dominio, circulando el balón para no cometer errores» frente a un rival «peligroso en las contras».

Expulsión

Para Machín hubo varias claves en el encuentro, la primera la expulsión del central Alberto Rodríguez ‘Tachi’.

«Esa expulsión la tengo que asumir en primera persona.

Por mucho que comentes que no hay que ir al suelo porque es una decisión fácil del árbitro para la expulsión, esa jugada ha marcado el devenir del partido», aseguró el técnico del conjunto babazorro.

Después, lamentó que el segundo gol del Cádiz llegó cuando iban «a hacer cambios para reestructurar» al equipo tras la expulsión.

En tercer lugar, Machín recordó el disparo al poste de Luis Rioja, que pudo suponer el empate a dos justo antes de que el Cádiz marcara el tercero.

«Tuvimos un mano a mano de Rioja que pudo cambiarlo todo, pero en el fútbol, de la gloria al fracaso es que dé en el palo y salga fuera o entre», subrayó Machín. EFE


Compartir

Dejar respuesta