Tres furgonetas de la Ertzaintza estaban apostadas frente al Bakh en Nochevieja. Donde no había ningún cotillón.

Mientras tanto las peleas en Vitoria se sucedían a gran ritmo y la Policía permanecía allí sin apoyar a los suyos en otras zonas de la ciudad.

El diario El Correo denuncia hoy que la Brigada Móvil debía permanecer en dicho punto, aunque sus compañeros estaban involucrados en el arreglo de peleas en el centro de la ciudad.

El sindicato Euspel ha comentado que «efectivamente las tres dotaciones fueron asignadas a la vigilancia de un cotillón que no había sido si-quiera organizado, pero cuando llegaron allí y vieron la situación, se pusieron a disposición de la Comisaría de Vitoria-Gasteiz. De propia iniciativa, sin que responsable alguno se lo ordenara, patrullaron el centro de la ciudad, apoyando a los recursos de esta comisaría en varias actuaciones».


Compartir

Dejar respuesta