El coronavirus mediatizará este viernes la cuarta jornada de la Euroliga entre el TD Systems Baskonia y el Khimki de Moscú, ya que la plantilla rusa cuenta cinco positivos entre sus jugadores, los que no podrán estar en Vitoria.

Janis Timma, Evgeny Voronov, Jordan Mickey, Greg Monroe y Maxim Barashkov son los jugadores afectados por la covid-19 a los que se les sumarán los lesionados Stefan Jovic, Alexey Shved y Dairis Bertans.

A pesar de las bajas, el técnico baskonista, Dusko Ivanovic, advirtió del peligro del plantel ruso. «Tiene pocos jugadores, pero muchísima calidad con excelentes tiradores», señaló el montenegrino, que destacó a Vyacheslav Zaytsev, que a su juicio «ha crecido como un verdadero líder de equipo».

Los baskonistas buscarán darle la vuelta a una racha de tres derrotas consecutivas ante un rival que no se ha estrenado este año en la Euroliga.

Sin embargo, tal y como dijo Ivanovic, si el Baskonia quiere ser el del inicio de liga debe tener «agresividad defensiva, velocidad y paciencia».

El entrenador balcánico aseguró que si sus jugadores cumplen estas condiciones su ambición y aspiración «puede ser grande».

En este sentido, el azulgrana incidió en que sus jugadores podrán llegar lejos si tienen esa ambición que les pide. «La ambición es la capacidad de reconocer tu propio potencial», explicó.

El de este viernes será el decimotercer enfrentamiento entre vitorianos y moscovitas, con una clara ventaja para los vascos cuando juegan en el Buesa Arena, donde solo han caído en dos ocasiones ante el Khimki. La última vez fue hace más de siete años, en el curso 2012-13. EFE


Compartir

Dejar respuesta