archivo

El Baskonia visitará este domingo a su bestia negra, el Joventut, que el curso pasado le eliminó en los cuartos de final de la Copa del Rey y de la Liga Endesa, aunque en la decimosegunda jornada de la competición actual, ambas escuadras son diferentes a las del año pasado.

Dusko Ivanovic es la principal novedad en los banquillos respecto a los duelos vividos por catalanes y vascos la pasada temporada, mientras que las tendencias de las dos escuadras son muy distintas en esta ocasión.

Los vitorianos pretenden recuperar sensaciones lejos del Buesa Arena, pues no ganan como visitantes en ACB desde hace más de mes y medio, mientras que los verdinegros acumulan más derrotas que triunfos en esta primera fase de la competición.

Los de Carles Durán son más irregulares que el año pasado, pero basan su posición gracias a su fortaleza como local donde solo han perdido un partido y han vencido a equipos como Valencia y Gran Canaria.

Además de las ausencias de Vladimir Brodziansky y Miguel Allen, Jordi Rodriguez es duda por una leve distensión en la rodilla derecha. Guillem Vives, la otra incógnita antes del duelo europeo de la Penya, sí pudo jugar el partido entre semana y será clave su recuperación para este enfrentamiento en el que el Joventut tendrá que elegir a dos de sus tres extracomunitarios en plantilla (Andrews, Cook y Thomas).

Algo similar le ocurre a Dusko Ivanovic, que tendrá que dejar fuera a un jugador tras la incorporación del griego Nikos Rogkavopoulos, que deja al Baskonia con trece jugadores por primera vez en la campaña actual.

Los vascos deberán vigilar de cerca la actividad de Andrew Andrews y la circulación de balón que ofrece siempre Ante Tomic, además del liderazgo de un recuperado Andrés Feliz, muy influyente en el juego de la Penya en las primeras jornadas del campeonato hasta su última lesión.

Si los catalanes no son capaces de bajar los porcentajes de tiro del Baskonia, uno de los mejores de la categoría, tendrán muy difícil mantener el triunfo en su feudo e igualar en la clasificación a los azulgranas, que mantienen el pulso para entrar en la Copa del Rey, una clasificación que se complicaría si lo los verdinegros no logran la victoria. EFE



Dejar respuesta