El Ayuntamiento tiene 99 viviendas vacías en Vitoria

0
Master
entreseccion_noticia

La Iniciativa por el derecho a techo y contra la exclusión social de Gasteiz, compuesta por más de 20 colectivos sociales y sindicales, critica la pasividad del Ayuntamiento.

«La respuesta no puede ser la pasividad, minimizar el problema, o criminalizar a personas o colectivos que en situación de extrema necesidad denuncian su derecho a un techo por los medios que pueden.

Es necesario actuar, y hacerlo rápida y urgentemente en tres niveles:

1.- Visibilizar y hacer pública esta emergencia.

2.- Poner todos los recursos necesarios para movilizar la vivienda vacía que no cumple su función social, empezando por las que son propiedad del propio ayuntamiento.

3.- Tomar medidas para frenar la creciente especulación en los alquileres.

La moción presentada planteaba seis medidas concretas:

1.– Que el Ayuntamiento elabore, en el plazo máximo de tres meses, de conformidad con el estudio realizado el año pasado sobre el estado y situación de las viviendas vacías de su propiedad, un plan de habitabilidad de las 99 viviendas vacías cuya rehabilitación comprometió públicamente  el Alcalde el 28 de junio de 2018.

Con carácter de urgencia, las 59 viviendas que eran habitables o requerían una inversión mínima, y posteriormente las 40 viviendas que requieren una reforma integral, lo que permitirá la creación de empleo y utilidad social, habilitando los recursos presupuestarios correspondientes para que puedan ser destinadas a emergencias sociales o a satisfacer el derecho subjetivo de vivienda.

2.- Que el Ayuntamiento presente en un plazo máximo de tres meses un plan de actuación urgente sobre viviendas deshabitadas de bancos, fondos de inversión, personas jurídicas y grandes tenedores, en Vitoria-Gasteiz. En el mismo plazo, que haga pública la relación de viviendas deshabitadas en la ciudad especificando su tipología, zona de ubicación, y si el propietario es persona física o jurídica.

3.-  Que mientras no se apruebe el nuevo Plan General de Ordenación Urbana, se paralicen los planes de derribo de viviendas vacías de propiedad municipal, y en relación con las viviendas de OLARIZU se restaure el acceso el agua que, es un bien de primera necesidad, para su uso por los ocupantes de las mismas, y los Servicios Sociales realicen un informe urgente de la situación de vulnerabilidad de los mismos, a fin de valorar su situación y encontrar alternativas habitacionales en su caso.

4.- Este Ayuntamiento elabore un Índice de alquileres por barrios, teniendo en cuenta los precios medios, los ingresos medios, y la tipología de la vivienda. Al mismo tiempo, la realización de campañas públicas denunciando la discriminación en el acceso a la vivienda de alquiler, y el estudio, junto a Alokabide, para que el seguro que garantiza rentas y estado de la vivienda al final del proceso de alquiler pueda acoger a los arrendadores de colectivos cuya vulnerabilidad haya sido previamente declarada por el Ayuntamiento.

5.-  La creación de una Mesa de Emergencia Habitacional en la que participen las instituciones y las principales organizaciones sociales relacionadas con la vivienda.

6.- La ampliación urgente de Recursos Habitacionales de Urgencia. Reclamamos crear las plazas necesarias para atender dignamente a las personas que lo necesitan.

Ante lo propuesto en la moción, que se ha votado por puntos, ofreciendo la posibilidad de que se aprobaran algunos y otros no, EH Bildu y Elkarrekin Podemos se han mostrado a favor de todos los puntos, y PNV, PSE y PP en contra de todos ellos, después de un lamentable “teatrillo” mostrando sus “diferencias” para acabar votando en bloque contra la moción de los movimientos sociales.

Los colectivos que unimos nuestras reivindicaciones en torno a la Iniciativa por el derecho a techo y contra la exclusión social, nos hemos concentrado frente al ayuntamiento a las 10.00h, para apoyar la moción presentada. Tras lo ocurrido hoy en el Pleno, tenemos claro que solo la movilización ciudadana hará que el gobierno municipal, con el alcalde Gorka Urtaran a la cabeza, tome como prioridad hacer frente a la emergencia habitacional que se sufre a día de hoy en Gasteiz.

Hoy nos queda más claro que no es un problema de competencias, es un problema de voluntad y prioridades políticas, por ello, en las próximas semanas anunciaremos nuevas movilizaciones para que los presupuestos municipales pongan en el centro a los y las ciudadanas de la ciudad y no los intereses económicos y empresariales de una minoría.

Compartir

Dejar respuesta