Las esculturas, dibujos e instalaciones de la catalana Patricia Dauder y los procesos de formación del paisaje y su transformación con la mano humana del vasco Ibon Aranbarri pueden contemplarse ya en el Museo Artium de Vitoria, que acoge desde este viernes las exposiciones de ambos artistas.

Las muestras han sido presentadas en la pinacoteca con la presencia de los dos creadores, los comisarios y los directores tanto del Artium, Beatriz Herráez, como del Reina Sofía de Madrid, Manuel Segade, ya que la muestra de Aranbarri es parte de un proyecto conjunto entre ambos centros.

Aranbarri acerca al Artium una selección de obras bajo el nombre «Entreska», que inicia en la década de los noventa y que está integrada por sus trabajos más representativos.

En ellos deja entrever su preocupación por los procesos de formación del paisaje y por su transformación por la intervención del ser humano. Sus obras ahondan en la idea del paisaje como constructor de la modernidad.

Yuxtapone estrategias de repetición y fragmentación, y despliega ensayos de una obra abierta que cambia según el contexto y las vistas que se hacen de ella.

En este sentido, el propio Aranbarri ha reconocido que la exposición del Artium y la del Reina Sofía, aun partiendo de la misma propuesta tienen nombres diferentes e incluso podrían parecer «contradictorias» entre sí.

El director del Reina Sofia ha subrayado por su parte que se trata de un proyecto «fascinante» del que ha considerado uno de los artistas «más influyentes y más importantes del Estado».

Entre las obras que pueden disfrutarse destaca «Organigrama», una estructura de 2010, «Makina eskua» (2016), «Itzal mala» (2019), y «Gaur egun» (2002), una versión de la escultura «Izaro» de Nestor Basterretxea, que preside el salón de plenos del Parlamento Vasco.

Por su parte, la muestra «Unform» de Patricia Dauder reúne trabajos de la artista, pero no en orden cronológico, sino tal y como ha comentado, dando la «posibilidad de diálogo entre imágenes, objetos y materiales».

Sus esculturas, dibujos, instalaciones y películas, exploran el interés por rastrear momentos afectivos y constatan su atención por el paso del tiempo con el empleo de técnicas como la acumulación y el borrado.

La producción evoca las historias potenciales encerradas en objetos y espacios de los que solo quedan restos y huellas desde su dificultad por «cerrar piezas», lo que para Dauder hace que con «procesos de trabajo muy largos» la interpretación de su obra «esté siempre muy abierta».

Entre los documentos audiovisuales que lleva al museo se encuentra «Insulana» (2021), que toma como punto de partida una erupción volcánica en las Islas Azores, y «March 5th 1979» (2011), que remite a un fenómeno luminoso que se registro en el cielo de las Islas Canarias en 1979.

Ambas exposiciones podrán verse en el Artium hasta el 29 de septiembre de este año. EFE



Dejar respuesta