Opinión Norte Exprés

Gorka Urtaran, alcalde de Vitoria, es el mayor ejemplo de fraude a la democracia. No tiene parangón la falta de respeto a los ciudadanos. Sus andanzas van camino de convertirse en material de libros contemporáneos. De estudio para lo que no hay que hacer en una institución.

Lo de ayer en la capital alavesa es una falta de respeto al Pleno del Ayuntamiento (5 concejales suyos de los 27) y, por ende, a los vitorianos que eligieron a sus representantes.

Después de hablarnos durante meses y meses de la participación ciudadana, de la transparencia, de la opinión de los vitorianos… ayer se decidió mayoritariamente construir una consulta ciudadana: preguntar por el deseo o no del tranvía al sur de la ciudad. Mientras en el Ayuntamiento nadie hace nada por Salburua y Zabalgana.

Urtaran se pasó por el arco del triunfo la decisión mayoritaria y dijo que iría a los tribunales para evitar la consulta a los ciudadanos y que la obra continuaría hacia adelante. Eso sí, que a nadie le extrañe que venga un juez y la pare.

No es la primera vez. Con legalidad en otras ocasiones, eso sí, pero con trampas políticas.

Ya sacó un presupuesto apoyándose en un ardid legal con solo un tercio de concejales apoyando. Ya se aupó al sillón presidencial de la alcaldía con solo 5 concejales y de tercera fuerza. Todo con tal de echar a Javier Maroto, por el que hoy suspiran muchos ciudadanos en Vitoria.

Ya es el peor alcalde de la democracia, de eso no tienen duda ni los suyos. Es el ejemplo del todo vale para seguir en el sillón de la alcaldía.

¡Qué fácil es apoyar que los ciudadanos catalanes para que opinen en un referéndum (lo hace Urtaran) y qué poca vergüenza rechazando la opinión general cuando lo mismo ocurre en tu ciudad!.

El respaldo de los socialistas ayer a los caprichos del edil, a la falta de respeto al ciudadano de Vitoria que quiere opinar, es hilarante. Es la pérdida de norte de un partido fundido, que va a ver pronto a Podemos por encima. Al tiempo.

 


Compartir

1 Comentario

  1. este individuo es un fraude para los ciudadanos, desde la forma en que fue elegido por el PNV , a la forma en que salió designado como alcalde, tercer candidato en votos. A SU NULA CAPACIDAD DE GESTIÓN.

Dejar respuesta