El Acusado de intentar matar a un hombre dice que estaba en Vitoria

0
IMQ – Nov 18
entreseccion_noticia

(EFE).- Un ciudadano colombiano para el que la Fiscalía pide 13 años por intentar asesinar a un súbdito marroquí el 1 de abril de 2017 en Arrasate (Gipuzkoa) ha dicho hoy que aquel día estuvo en Vitoria, aunque la víctima lo ha identificado sin duda alguna y ha mantenido que quiso acabar con su vida de dos cuchilladas.


Los hechos, que han sido enjuiciados esta mañana en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, sucedieron entre las siete y las ocho de la mañana de aquel sábado, cuando, según la versión del apuñalado, acudió junto a un amigo a una sala de fiestas que ya había cerrado sus puertas, aunque en el exterior se encontraba el procesado, con el que ya antes había tenido varios desencuentros.

El perjudicado ha recordado así que, fechas atrás, ambos habían tenido una discusión fuera de esa misma discoteca, donde mantuvieron una pelea hasta que un encargado de seguridad les separó.

MotorGorbea 18

El afectado ha admitido también que, a raíz de estos hechos y de que el inculpado le sustrajera una bicicleta, él había roto dos lunas del coche del acusado, aunque finalmente ambos llegaron a un acuerdo para que le abonara el dinero de la reparación de un único cristal.

La víctima ha comentado que, en este contexto, cuando aquel día el acusado le vio llegar al exterior de la discoteca se dirigió hacia él con una navaja en la mano, por lo que le advirtió: “Con eso no, si quieres lo solucionamos de otro modo”. Seguidamente, cuando él intentó marcharse el inculpado pidió a uno de sus acompañantes que lo parara.

Este hombre le puso la zancadilla, el perjudicado cayó al suelo y en este lugar, el agresor lo apuñaló en dos ocasiones por la espalda, causándole un neumotórax que podría haberle costado la vida de no haber recibido atención médica, según han declarado luego los forenses.

La víctima ha insistido en que el objetivo del encausado era acabar con su vida por lo que comenzó a perseguirle a la carrera hasta que llegaron al barrio de San Andrés, donde él se paró porque no podía respirar y su perseguidor se dio por vencido ya que comenzaban a verse a algunas personas en el lugar, algunas de ellas en las ventanas.

Por su parte, el procesado, que se encuentra en prisión provisional, ha negado los hechos puesto que la víspera había ido a Vitoria con una amiga con la que permaneció todo el fin de semana en la capital alavesa en casa de una tercera persona, de la que sólo salieron la noche del sábado para alternar.

La amiga con la que viajó a Vitoria ha testificado en otro momento del juicio en el mismo sentido, si bien ha admitido que mantiene una relación sentimental con el procesado.

En el juicio han declarado además dos ertzainas que acudieron al punto en el que cayó al suelo la víctima, con la que pudieron hablar mientras era atendida por los sanitarios y que les ofreció los datos necesarios para identificar al presunto agresor.

No obstante, ambos agentes han precisado que, por el relato que les hizo, tuvieron la impresión de que los hechos habían ocurrido en aquel mismo lugar y no en las proximidades de la discoteca, ya que el herido les refirió que mientras una persona se dirigía hacia él, otro le hizo caer, momento que el inculpado aprovechó para apuñalarlo en el suelo.

En la parte final del juicio, la fiscal ha elevado a definitivas sus conclusiones provisionales aunque, además de la citada pena de cárcel, ha demandado ocho años de libertad vigilada para el acusado.

La representante del Ministerio Público ha concedido total credibilidad a la versión de la víctima ya que, a su entender, ha sido “mantenida en el tiempo, coherente y corroborada por elementos periféricos”.

El abogado de la defensa, por el contrario, ha opinado que debe prevalecer la presunción de inocencia de su cliente, ya que la carga de la prueba debe recaer en la acusación, algo que, a su juicio, en este caso, “no se ha realizado por parte del Ministerio Fiscal”.

Este letrado ha criticado la “lamentable” instrucción llevada a cabo, en la que, a su entender, no se ha desarrollado una “investigación exhaustiva”, por lo que no ha quedado probado “bajo ningún concepto” que su patrocinado sea culpable. EFE

Compartir

Dejar respuesta