Así queda tu sueldo 2024 en Vitoria ¡Tablas IRPF oficiales!

El 80 % de las empresas alavesas demandan una reducción de su fiscalidad y reclaman cambios normativos en esta materia para competir «con garantías» frente a empresas de otros lugares.

Así se recoge en el último Observatorio elaborado por la patronal alavesa SEA, una encuesta realizada en cinco sectores de actividad y que entre sus conclusiones no se contemplan alteraciones significativas respecto al anterior, correspondiente a septiembre del año pasado.

Además de esta reclamación de reducción de impuestos, en el informe se constata que para el 57 % de las empresas la situación actual del mercado es de normalidad y para una cuarta parte es de recesión.

El listado de preocupaciones de las empresas alavesas ha experimentado un cambio en el último semestre que sitúa al frente de este informe las dificultades para contratar nuevos profesionales, los elevados costes salariales y el absentismo, tras la moderación del precio de las materas primas y los costes energéticos.

SEA explica que no sorprende este vuelco porque desde hace tiempo la captación y retención de talento se ha convertido en «un verdadero reto para Álava donde, además, se registran índices desconocidos hasta ahora de ausencias laborales por bajas médicas, con un indeseable récord de 10.000 trabajadores al día». EFE



5 Comentarios

  1. Yo también. ¿Quién va a pagar los que no paguen ellas? ¿Los trabajadores? ¿Les parece poco lo que ganan? Si montan una empresa, ya saben lo que cuesta, si no están conformes, que se cambien a empleados.

  2. Que lo demanden quienes proporcionalmente ganan menos, es entendible, pero que lo hagan quienes están a la cabeza de ingresos es vergonzoso.

  3. Viriato. Te explico. Tengo tres negocios que me van muy bien. Aún con edad de hacerlo, he dejado de trabajar y he delegado en mis hijos que los llevan mejor que yo. Mis empleados están muy contentos, y hasta ahora, solo uno se ha marchado para ocupar un puesto muy bien remunerado en el extranjero (animado por mí), Sencillamente, sí soy ambicioso, pero no avaro o explotador. Mis empleados están, creo que muy satisfechos en mis empresas, trabajan desinhibidos y sin presiones, y además de ganar un sueldo más que decente, me ayudan a aumentar los beneficios cada año. Quien pide bajada de impuestos, subvenciones y ayudas varias, o se ha metido en negocios que no conoce o domina, o aprovecha la oportunidad que se le presenta para enriquecerse, al albur, lo más rápido posible. Con todo esto, no todos los obreros, aunque algunos pueden y están capacitados para montar una empresa, se deciden a hacerlo. Quizá no les compensa el trabajo mental que conlleva (calidad de vida), pero pueden y deben revelarse contra la avaricia desmesurada e injusta.

Dejar respuesta