Agentes de Policía Local procedieron a la detención de un varón de 48 años de edad por el delito de desobediencia y resistencia grave a agentes de la Autoridad. Los hechos tuvieron lugar en la calle Dato cuando el varón, que vestía de blusa, vertió graves insultos al policía motorista que abría  durante el paseíllo de ida a toros. Como quiera que se negara a identificarse y que opuso gran resistencia a los agentes, tuvo que ser reducido por la fuerza, engrilletado, y trasladado a dependencias policiales, donde se tramitaron las correspondientes diligencias al Juzgado.

Agentes de Policía Local procedieron a la detención de un varón de 22 años de edad por un delito de desobediencia y resistencia grave a Agentes de la Autoridad. Los hechos tuvieron lugar en la calle Nueva Fuera, sobre las 01:32 horas, donde una patrulla fue requerida ya que una persona se encontraba agrediendo a otras que estaban en la calle. Los testigos informaron a la patrulla que la persona, posiblemente embriagada, había estado molestando e intentando agredir a otras, si bien había marchado del lugar.

El que fuera detenido fue localizado en otro lugar de la calle mientras mantenía una fuerte discusión con otras personas a las que quería agredir. Requerido a que cesara en su actitud, no solo no hizo caso al requerimiento policial sino que intentó agredir a la patrulla motivo por el cual tuvo que ser reducido por la fuerza y trasladado a dependencias policiales al objeto de tramitar el atestado correspondiente.

Por otra parte, agentes de Policía Local procedieron a la detención de un joven varón de 16 años de edad al ser sorprendido robando en el interior de un colegio público.  Los hechos ocurrieron sobre las 05:32 horas del sábado, cuando saltaron las alarmas del Colegio público Odón de Apraiz. La patrulla sorprendió al joven, que estaba acompañado de otro que no pudo ser detenido, quien intentó eludir la detención corriendo por tejados del colegio siendo detenido en una calle Portal de Legutiano donde presentó fuerte resistencia a los agentes, teniendo que utilizar la fuerza para reducirlo. Al ver que estaba herido, por cortes de cristal en manos, fue trasladado a un centro sanitario donde fue curado y, seguidamente, tras la cura fue trasladado a dependencias policiales donde quedó a disposición de sus progenitores. Se informa de ello a la Fiscalía de Menores.



Dejar respuesta