Salga el solo o no. Todos los domingos las estampas en Vitoria son impresentables con la limpieza.

La suma de incívicos y un Ayuntamiento superado por los acontecimientos… La foto es un ejemplo. «Así lucen los contenedores del cruce de Pablo Uranga con Obdulio López de Uralde. Impiden incluso acceder a los contenedores. Un poco de civismo por parte de todos estaría muy «green», dice un vitoriano en el Buzón.

Y las zonas de marcha festiva de madrugada también tienen lo suyo. 

 


Compartir

6 Comentarios

    • Siempre hay alguno. A ver, ¿qué tienen que ver los políticos con que alguien baje la basura a destiempo? No son responsables ni de eso ni de que los trenes lleguen a tiempo.

  1. Yo dejaba toda esa basura hasta que las ratas salgan por las aceras y pesen diez quilos. Seguro que entonces los vecinos que vieran a los guarros que la dejan así, les iban a quitar las ganas de seguir haciéndolo, con unas buenas caricias.

Dejar respuesta