La “nueva normalidad” comenzará el próximo día 21 cuando expire el estado de alarma, pese a que algunos territorios sigan aún en la llamada fase 3, y lo hará con el fin de las restricciones para moverse por toda España, eso sí, con distancias ahora fijadas en un metro y medio y el conocido uso obligatorio de mascarillas cuando no se puedan mantener esas distancias bajo multa de hasta 100 euros.

El Gobierno ha aprobado este martes un decreto con las medidas que regirán en esa nueva etapa, para cuya convalidación en el Congreso ha vuelto a sumar a Cs, tras asegurarse los votos del PNV y mientras negocia con ERC.  Según el decreto, Sanidad refuerza su papel coordinador, pero deberá consultar siempre con las autonomías, encargadas de regular las limitaciones de aforo, otra característica de la próxima realidad, junto a las colas, los turnos y la paciencia.

LA NORMALIDAD ES LA MOVILIDAD

La nueva distancia física, como planteaba Cs, será de un metro y medio, y no de «entre 1,5 y 2 metros» como hasta ahora, y el uso de la mascarilla -en transportes, lugares cerrados y en aquellos públicos en los que no se pueda mantener la distancia- será obligatorio bajo una multa de hasta 100 euros. Estas particularidades se recogen en el decreto que regirá durante esa etapa conocida con el eufemismo de “nueva normalidad”.

¿Cuándo comenzará esa etapa? Hasta ahora se sabía que lo haría al concluir la fase 3 de la desescalada, en la que el lunes entró un 52 por ciento de la población española, cuando así lo decidieran los Gobiernos autonómicos, que tienen desde esa fase las competencias, pero hoy el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha dado por hecho que la “nueva normalidad” será una realidad en toda España el próximo día 21.

Ese 21 de junio finaliza la sexta y última prórroga del estado de alarma y con ella las restricciones de movimientos entre comunidades, las últimas aún en vigor, por lo que, aunque alguna comunidad siga aún en fase 3, dentro de once días se inicia esa nueva etapa cuya duración ha vinculado hoy el propio ministro Illa con la llegada de una vacuna segura o un tratamiento eficaz.

En el decreto aprobado se obliga a las autonomías a garantizar la coordinación de las residencias de mayores o los centros de personas con discapacidad con sus recursos sanitarios del sistema de salud, además de tener previstos en esos centros los correspondientes planes de contingencia para la detección precoz del virus. La gestión de las residencias, con miles de muertos en todo el país, sigue envuelta en la polémica en la Comunidad de Madrid por la orden para no derivar a los hospitales a ancianos internos en la fase crítica de la epidemia.

AFOROS, PÚBLICO, TURISTAS

El decreto, que introduce algunos cambios en el borrador conocido el pasado viernes, hace hincapié en la vigilancia, para evitar aglomeraciones, de los aforos, que compete desde la fase 3 a las comunidades autónomas, que ya han hecho algunas modificaciones. Andalucía ha aumentado hasta el 75 % la ocupación de las terrazas, y Aragón lo ha incrementado hasta el 100 % en todos los comercios, bares y restaurantes de las localidades de hasta mil habitantes.

También el fútbol y el baloncesto, a punto de reanudar sus competiciones, reclaman poder hacerlo con público y todo apunta a que será posible, si no hay ningún contratiempo, a finales de junio o primeros de julio, siempre que lo autorice el Consejo Superior de Deportes (CSD), previa consulta con los organizadores de las respectivas competiciones, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas.

Antes de llegar a ese 21 de junio, habrán llegado a las Islas Baleares muchos de los hasta 10.900 turistas alemanes que podrán hacerlo, con una estancia mínima de cinco días, en un plan piloto para reiniciar el turismo internacional en España, que se pondrá en marcha a partir del próximo lunes. Canarias, que pedía más exigencias sanitarias, ha preferido de momento esperar.

La covid-19 pasa a ser, según el decreto, de declaración urgente y las comunidades tendrán que suministrar información cuando se produzcan situaciones de emergencia para la salud pública, deberán facilitar los datos para el seguimiento y la vigilancia epidemiológica y asegurar un número suficiente de profesionales para la prevención y control de la enfermedad y su diagnóstico temprano.

Las medidas aprobadas por el Gobierno serán efectivas desde su publicación en el BOE, pero tendrá que pasar en el plazo de un mes por el Congreso para su convalidación. Al apoyo del PNV, anunciado ayer, se ha sumado este martes el de Ciudadanos, en línea con su papel en las últimas prórrogas del estado de alarma, frente a la oposición del PP e, incluso en la quinta, de ERC, partido con el que sigue negociando el decreto el Ejecutivo.

Estas son las principales medidas que regirán la «nueva normalidad» de los españoles:

PREVENCIÓN E HIGIENE

– Obligatoriedad de las mascarillas para mayores de 6 años en la vía pública, en espacios al aire libre y cerrados de uso público o abiertos al público, así como en los transportes. El incumplimiento será sancionado con multas de hasta 100 euros.

– Ordenación de los puestos de trabajo o la organización de los turnos para evitar aglomeraciones, así como en los establecimientos comerciales, en los centros residenciales de carácter social o en las actividades de hostelería y restauración.

– Los centros residenciales de personas con discapacidad y de mayores deberán tener preparados planes de contingencias para posibles rebrotes y tendrán que estar coordinadas con los recursos sanitarios de la comunidad en la que están.

– Corresponderá al Consejo Superior de Deportes (CSD) decidir las medidas de prevención en el regreso de la ligas profesionales de fútbol y de baloncesto, previa consulta con los organizadores, las Comunidades Autónomas y el Ministerio de Sanidad.

TRANSPORTES

– En los transportes públicos por carretera, ferrocarril o mar será obligatorio respetar el volumen de ocupación establecido.

Cuando los asientos sean preasignados, los operadores, también de transporte aéreo, tendrán que mantener los registros de los pasajeros un mínimo de cuatro semanas para poder garantizar la trazabilidad en el caso de que se produjera algún caso positivo.

– Aena pondrá a disposición de Sanidad Exterior los recursos humanos, sanitarios y de apoyo necesarios con el fin de garantizar el control sanitario de la entrada de pasajeros de vuelos internacionales, cuestión que se particularizará a través del correspondiente convenio de colaboración con Sanidad Exterior.

– Se habilita al director general de la Marina Mercante para ordenar, a propuesta del Ministerio de Sanidad, la adopción de las medidas sanitarias que proceda para el control de los pasajeros que realicen viajes internacionales y naveguen por aguas del mar territorial con objeto de entrar en los puertos españoles abiertos a la navegación internacional.

DETECCIÓN PRECOZ Y VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA

– La COVID-19 pasa a ser de declaración urgente.

– Las comunidades tendrán que suministrar información cuando se produzcan situaciones de emergencia para la salud pública para garantizar la adecuada coordinación entre las autoridades sanitarias y reforzar el funcionamiento del SNS. Además, deberán continuar facilitando los datos necesarios para el seguimiento y la vigilancia epidemiológica, así como la situación de la capacidad asistencial y necesidades de recursos humanos y material.

– También deberán asegurar un número suficiente de profesionales involucrados en la prevención y control de la enfermedad, su diagnóstico temprano, la atención a los casos y la vigilancia epidemiológica, así como crear planes de contingencia.

– Los servicios de salud garantizarán la realización de PCR u otra técnica de diagnóstico molecular tan pronto como sea posible desde el conocimiento de los síntomas y que toda la información se transmita en tiempo y forma.

MEDICAMENTOS Y PRODUCTOS SANITARIOS

– Se faculta a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) a recabar información de los fabricantes de las operaciones que estén llevando a cabo de producción que tienen prevista para garantizar la disponibilidad de estos y para organizar, eventualmente, la prioridad de su fabricación.

– El «stock» o las cantidades suministradas de los medicamentos considerados esenciales tendrá que ser comunicado a la AEMPS para garantizar en todo momento su abastecimiento.


Compartir

5 Comentarios

  1. La verdad es que estoy cansando de las mascarillas y del poco civismo de nuestros conciudadanos….Mi pareja esta embarazada de 36 semanas y tenemos mucho cuidado al salir a la calle, pero es imposible, siempre vuelvo a casa cabreado…cabreado de la gente que no usa mascarilla y que le da igual que pase pegado a una mujer embarazada, del grupo de Runners que ocupan toda la acera y te miran como si les molestases. Todos ellos seguro que salían a las 8 a aplaudir y alabar a los sanitarios, ya todo da igual, da igual poner en peligro la vida de una embarazada o un anciano… Porque las mascarillas son para los tontos. Ojalá la policía multase como debe y no como si hubiese unas elecciones cerca

  2. Pues a mí me da más confianza una persona que no lleva mascarilla, que una que si la lleva (reutilizada vete tú a saber desde cuándo y/o de que calidad) porque si no la lleva se lo que hay.

    Creo que no está bien hacer responsables a los demás de poner en peligro la vida de nadie, cada cual es responsable de su propia seguridad.

    Yo si me voy a cruzar con alguien me aparto yo, no espero a que lo hagan ellos, y si hay mucha gente, sean runners o walkers, pues me voy por otro lado, a otro sitio con menos gente, o me quedo en mi casa. Como esté esperando a que los demás se preocupen por mi seguridad la llevo clara!!

    Y que conste que no estoy defendiendo a la gente que pasa pegada (con o sin) pero de ahí a pedir que se multe a los que pensamos que la mascarilla en la calle es una medida contraproducente…

    • Nos están diciendo que no tenemos inmunidad del rebaño.
      Eso significa que nos tenemos que proteger nosotros, cada uno de nosotros, y así protegemos a todo el grupo. Yo llevo mascarilla y te protejo a ti , tu llevas mascarilla y me proteges a mí . Esa máxima llevada a una gran población da la inmunidad de grupo.
      Las mascarillas , aunque sean reutilizadas , valen perfectamente y protegen a la población. Y aunque sean las básicas protegen en las dos direcciones.
      En mi caso y ante la cantidad de gentuza que no las usa y se te echan encima en las esquinas, al salir de tiendas, tosiendo, etc , sin poder apartarme yo,he decidido usar también una pantalla.
      Y otra cosa te digo, esta impuesta por ley , por que esta estudiado su uso,y hay que cumplir por el bien común. Y al insolidario «zurriagazo».

  3. Utilizar mascarilla o no, no es la cuestión (que en espacios cerrados o con poca acera SÍ es obligatorio). No es cívico ir por una acera de dos metros y que pasen personas sin mascarilla corriendo sin ir a fila de uno, no es cívico ir sin mascarilla por una acera y no ceder el paso a una persona mayor o a una embarazada ( a quienes los médicos les indican que deben salir a andar) . Es una simple cuestión de educación.

    En estos momentos yo soy responsable de mi vida y de la de los demás, porque sino no salimos de esta situación nunca.

    Si la gente no cumple la ley que yo sepa siempre se debe multar con o sin pandemia.

    Pero todos a aplaudir que somos muy solidarios!!

  4. mas multas por favor,pasamos de todo todos y todas,parece ser que solo se nos enteramos cuando hay que sacar la cartera,cualquiera que salga un poco lo vera mascarillas mal puestas,mascarillas en el suelo,gente fumando este quien este a su alrededor, escupiendo por la calle etc etc,por favor MAS MULTAS.Y QUE HAYA QUE PAGARLAS EN 24HORAS

Dejar respuesta