Declaran culpable con alevosía al descuartizador de Vitoria

0
justicia juez pagar
Motor Gorbea – JULIO 19
entreseccion_noticia

EFE).- El jurado popular ha declarado culpable de asesinato al hombre que mató y descuartizó a una mujer, con la que tenía una relación de amistad, en Vitoria en junio de 2016, y ha considerado probado que actuó con alevosía.

La Audiencia Provincial de Álava concluyó el pasado viernes la vista por este caso en el que el hombre, que tiene diagnosticado un trastorno de personalidad y dependencia al alcohol y el cannabis, reconoció los hechos y aseguró que mató a golpe de maza a su amiga, que tenía 60 años, porque durante una discusión en su casa ella le «sacó de quicio» por un microondas.

También aseguró que por miedo y para que no le «pillaran» seccionó su cuerpo y arrojó sus restos al río Zadorra.

Los nueve miembros del jurado popular, que han comenzado sus deliberaciones esta mañana, han declarado probado por unanimidad que el acusado, que tenía 43 años cuando sucedieron los hechos, es culpable de haber dado muerte de manera sorpresiva a su víctima y que ella no pudo defenderse, de ahí que se aplique la agravante de alevosía.

El jurado también considera que concurre la atenuante de confesión, ya que el inculpado reconoció los hechos tanto a los agentes que lo detuvieron como al juez y en la propia vista oral.

No concurre, sin embargo, según el jurado, la circunstancia atenuante de enajenación mental.

La Fiscalía ha reducido por tanto su petición a 17 años y 6 meses de cárcel para este hombre al considerar que cometió un delito de asesinato con alevosía, pero no con ensañamiento, mientras que la defensa ha reclamado 15 años de cárcel.

El Ministerio Público también ha reclamado que el hombre indemnice con un total de 200.000 euros a los dos hijos que dejó la víctima, algo que también ha aceptado la abogada defensora.

Ahora en base al veredicto del jurado popular el presidente del tribunal, el magistrado, Jaime Tapia, dictará sentencia.

El crimen tuvo lugar el 15 de junio de 2016 en la casa del acusado en el Casco Viejo de Vitoria. Según relató durante el juicio, discutió con su amiga y comenzó a golpearla con una maza durante una discusión por un microondas y porque ella le amenazó con que no iba a volver a ver a su perro y a su novia.

Este último comentario le «enervó» e hizo que se pusiera violento de nuevo y que volviera a golpearla hasta que la mató. Después descuartizó el cuerpo y arrojó los restos al río Zadorra.

El hombre aseguró también que ese día había bebido entre 8 y 10 cervezas de alta graduación, fumado unos 12 y 15 porros y tomado el medicamento ‘trankimazin’. En su derecho a la última palabra afirmó que estaba arrepentido «desde el minuto uno» de lo que hizo y pidió perdón a los dos hijos de su víctima, algo que también dijo que espera hacer con ella «si la ve» en el «más allá».

La Fiscalía ha mantenido en todo momento que el acusado, a pesar de su enfermedad mental y sus adicciones, tenía capacidad suficiente para entender y querer lo que hacía. La defensa sin embargo ha argumentado que el trastorno mental unido a la ingesta de alcohol, drogas y tranquilizantes provocaron en su cabeza un «cóctel explosivo» que hizo que «no comprendiera al 100% todo lo que hacía».

El Ministerio Público también ha defendido que el acusado actuó con alevosía y ensañamiento, mientras que la defensa considera que la mujer se pudo defender y que en sus uñas había restos biológicos del acusado. EFE

Compartir

Dejar respuesta