residencias alava contagios
foto diputación de alava

El Sindicato de Enfermería, Satse, ha denunciado la «sobrecarga» de trabajo que la sexta ola de la covid está generando en las residencias alavesas y ha exigido a la Diputación que contrate a «todo el personal necesario» para garantizar una atención adecuada y unas condiciones laborales dignas.

En una nota, Satse ha asegurado este viernes que las profesionales que trabajan en estas residencias están «desbordadas y agotadas» y ha criticado que la entidad foral afirme que se «está pudiendo hacer frente a las sustituciones de las personas que están de baja por contagio o contacto estrecho», algo que según esta central está «muy alejado de la realidad».

«Se ha llegado a la sexta ola con una situación que se ha agravado hasta llegar al límite y sin previsión de cambio en la política de contratación», ha afirmado Satse, que acusa a la Diputación de dejar a las residencias en una «situación crítica de sobrecarga, saturación y tensión asistencial» que «perjudica» a los usuarios y a los trabajadores.

El Sindicato de Enfermería añade que están «cansados de agradecimientos vacíos y grandes promesas» y exige a los responsables del Instituto Foral de Bienestar Social que «se dejen de palabras y pasen a asegurar la contratación de todo el personal de enfermería necesario». EFE


Compartir

3 Comentarios

  1. Sr. González, Sr Sola
    Dejen de cantos de sirenas , auto-elogios y expongan de manera breve, clara y concisa que medidas han tomado desde el inicio de la pandemia para mejorar la situación de internos y trabajadores de las residencias.
    A ningún grupo parece preocuparle la situación. LAMENTABLE

  2. Trabajadoras, usuarixs y familiares llevamos mucho tiempo diciendo que en las residencias publicas y privadas, la situación es insostenible. Lo era antes de la pandemia y sigue siendolo. Lejos de mejorar empeora.
    Pero Diputación, Ayuntamiento y direcciones de las empresas siguen poniendose medalles por lo bien que lo hacen todo.
    Usuarixs, familiares y allegadxs, y las trabajadoras seguimos siendo tratados como ciudadanos de tercera clase.
    Y lo más triste y duro es que no tienen intencion de cambiarlo y van a seguir mintiendo sin ningun cargo de conciencia.

Dejar respuesta