anillo verde vitoria señalización

EFE).- La Diputación de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria han dado hoy por controlado el brote de botulismo que ha afectado a 54 aves en la capital alavesa y que se ha prolongado durante un mes.

Según ha recordado la institución foral alavesa en un comunicado, desde que apareció la primera ave muerta en el Parque del Norte el pasado 21 de agosto, han fallecido 54, tanto en el humedal de Salburua como en los estanques de los parques del Norte y Arriaga, de diversas especies: ánade azulón, focha, gallineta, ánade friso, gaviota reidora, cerceta, cormorán, pato cuchara y correlimos.

Además, otras cuatro siguen ingresadas en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Martioda, que evolucionan favorablemente y están respondiendo de forma satisfactoria al tratamiento.

El diputado foral de Medio Ambiente, Josean Galera, ha destacado la importancia del nuevo sistema de alerta temprana implantado el pasado mes de junio, que ha impedido que se llegue a las cifras del verano de 2014, cuando murieron 739 aves.

Este nuevo sistema consiste en vigilar los humedales, de forma que se retiran de forma inmediata las aves afectadas para tratar de evitar que se propague la enfermedad.

El concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Vitoria, Iñaki Prusilla, ha destacado por su parte la importancia de la colaboración entre instituciones para controlar el brote de forma efectiva.

Prusilla ha reconocido también la labor del Servicio de Guardería del Anillo Verde, «que ha llevado a cabo un intenso trabajo de vigilancia en los parques urbanos de Arriaga, Parque del Norte y San Martín, así como en Salburua, Zabalgana y el Jardín Botánico de Olárizu».

Las lluvias de los últimos días y la importante bajada de las temperaturas en Vitoria hace pensar a ambas instituciones que el brote de botulismo está ya controlado, máxime teniendo en cuenta que no aparece ningún ave muerta desde el pasado 16 de septiembre.

No obstante, tanto la Diputación como el Ayuntamiento mantendrán de forma preventiva el sistema de vigilancia de los humedales de Salburua y los estanques de la ciudad. EFE

 


Compartir

Dejar respuesta