Por Sergio Jiménez Foronda (EFE).- La exposición “Conservas Pre-Apocalípticas” muestra “un laboratorio psicodélico” de plantas que, «por un motivo u otro, a lo largo de la historia han estado protegidas o en peligro de extinción», a través de esculturas de vidrio soplado y una serie de grabados.

Así lo ha afirmado a Efe la artista encargada de este proyecto, la vitoriana Miriam Isasi, para quien esta iniciativa, en la que trabaja desde hace dos años y que no está cerrada, tiene el objetivo de poner la atención en el cambio climático con la creación de “un archivo de diferentes plantas del entorno que definen la identidad de un lugar”.

Isasi ha indicado que las esculturas de esta exposición, que se inaugura este jueves en las Bodegas Señorío de Líbano de Sajazarra (La Rioja) y que se podrá ver hasta el próximo 31 de agosto, consisten en envases de vidrio soplado “con formas que recuerdan a elementos de laboratorio”.

Estas esculturas, ha proseguido, contienen destilados de diferentes orujos que se han macerado con plantas que han estado protegidas o en peligro de extinción, para resaltar que estas plantas “ya tuvieron su momento de peligrosidad”, por lo que ahora hay que poner atención en “conservar un poco más el paisaje”.

Junto a estas esculturas, la exposición recoge una serie de grabados “realizados con una técnica clásica a partir de punta seca y aguafuerte, que ha consistido en dibujar con un punzón sobre una plancha de cobre, que «tiene la forma de las diferentes botellas de esta muestra».

«Las ilustraciones que vemos en los grabados están basadas en símbolos de la alquimia», de tal forma que «hay iconografía de la alquimia llevada a lo contemporáneo, una relectura de una iconografía contemporánea», ha subrayado.

Ha precisado que este proyecto, que se expuso por primera vez hace un mes en la galería Talka de Vitoria, pretende ser un archivo que defina un paisaje que no se puede adecuar a las fronteras que existen en la actualidad, ya que «el paisaje no entiende de fronteras políticas, es más de fronteras físicas».

Entre las plantas que se recogen en esta muestra se encuentran algunas que se pueden encontrar en La Rioja y en el País Vasco, como el tejo y el muérdago, que, además, «han sido plantas vinculadas a la magia, la brujería y a los druidas», ha incidido.

«Dentro de mi trabajo, suelo trabajar con proyectos sobre naturaleza y paisaje y esto de las plantas me parecía una manera de cartografiar un paisaje propio y poner un punto de atención en cómo cambia ese paisaje con los años y cómo repercute en nuestra forma de vida y en nuestro hacer», ha remarcado.

Ha comparado este proyecto con «un herbolario», pero en el que se va «más allá de coger una planta y secarla en un papel», sino que se prepara un destilado, en el que se incluye una muestra de la planta con el fin de, en un futuro, «tener cómo fue la planta», lo que para esta arista es «otra manera de presentar el paisaje». EFE.


Compartir

Dejar respuesta