El nuevo jugador argentino del Deportivo Alavés Tomás Conechny afirmó este martes que llegar al club albiazul “es un paso gigante” para su carrera y se mostró “ansioso” por jugar en Mendizorroza.

El atacante, que vestirá el dorsal 10 y llega con un contrato hasta 2028 procedente de Godoy Cruz, desveló en rueda de prensa que fueron “negociaciones largas”, que se enteró en enero del interés del club vasco por sus servicios y lamentó que no se pudiera concretar su incorporación en el mercado invernal.

Tomás Conechny, que conoce a Carlos Benavídez y Nahuel Tenaglia tras haberse cruzado en varios terrenos de juego de Sudamérica, calificó al Alavés como “un equipo aguerrido”, con el que se siente “muy identificado” por su manera de jugar.

Además, el nuevo babazorro no se conforma con la permanencia del equipo en Primera División. “Sueño con meter a este equipo en lo más alto de Europa”, se atrevió a decir.

“Soy rápido, me gasta atacar los espacios y llegar al área porque ahí soy feliz”, explicó Conechny, que aseguró que se desenvuelve bien en el juego aéreo a pesar de su estatura.

Se mostró con ganas de jugar en Mendizorroza ante su afición. “Me han comentado que se escucha bastante y estoy ansioso de sentir esas sensaciones de ver la cancha llena”, manifestó el futbolista, que no se decanta por ninguna posición de la parcela ofensiva. “Soy versátil por izquierda, derecha y de falso ‘nueve’, pero daré el máximo porque eso no se negocia”, prometió.

Estuvo acompañado por el director deportivo del club, Sergio Fernández, que aseguró que Conechny era “uno de los objetivos prioritarios” por lo que les transmite.

“Con él damos continuidad a ese formato de jugadores con ilusión, con hambre, con ganas y con necesidad de ser mejores” dijo el portavoz albiazul, “satisfecho después de muchos intentos y negociaciones bastante duras”. “Nos enriquece como equipo”, añadió. EFE



Dejar respuesta