Palacio de Justicia en Vitoria-Gasteiz

EFE).- Un juzgado de Vitoria ha ordenado a la Caja Rural de Navarra que devuelva los intereses cobrados «en exceso» por la cláusula suelo de una hipoteca que un cliente había contratado con esta entidad en febrero de 2010.

El titular del Juzgado de Primera Instancia número 5 de Vitoria ha aplicado en su sentencia, fechada el 27 de diciembre, la reciente doctrina del Tribunal Europeo de Justicia, que obliga a los bancos a devolver todo el dinero abonado en virtud de las cláusulas suelo abusivas.

El demandante había firmado una hipoteca con una cláusula suelo del 2,15 % (y un techo del 18 %) y, según la sentencia, «no queda probado que la entidad bancaria actuase con transparencia y claridad en la imposición de esta cláusula».

El magistrado entiende que el banco no dio «una información suficiente» sobre este suelo, ni ofreció al cliente una «simulación» sobre el «comportamiento previsible» de la evolución del euríbor, que posteriormente bajó de manera progresiva hasta situarse el pasado en diciembre en el -0,082 %.

El juez explica que cuando se prevé que el interés no vaya a superar el suelo de la hipoteca el bando debe informar al cliente de que realmente ha contratado un «préstamo a interés fijo mínimo, variable exclusivamente al alza», de manera que las bajadas del euríbor «probablemente no repercutirán en su beneficio o lo harán de forma imperceptible».

En la sentencia se concluye que el banco no ha demostrado haber informado de estos aspectos y se apunta además que Caja Rural «distorsionó la información facilitada» sobre los mismos porque «presentó el techo como contraprestación o factor de equilibrio del suelo, cuando realmente no era así».

El magistrado entiende por tanto que las cláusulas suelo y techo «son desproporcionadas» porque el banco «se beneficia» de las subidas del euríbor «hasta un lejano techo y al mismo tiempo, al bajar, se beneficia del suelo».

«El beneficio para el cliente es mínimo y desproporcionado para la demandada», resume el juez, que declara nula la cláusula suelo y aplica la reciente doctrina europea, de manera que Caja Rural debe devolver todo lo cobrado «en exceso» mediante esta cláusula «desde el inicio de la vida del préstamo».

La sentencia establece además que en adelante el tipo de interés de la hipoteca será a un interés variable del euríbor más 0,55 puntos.


Compartir

Dejar respuesta