El PNV y el PSE-EE, partidos socios en los gobiernos de las principales administraciones públicas vascas, han acordado este martes mantener en 2024 la bonificación al transporte público que comenzó a aplicarse con motivo del incremento de la inflación y la subida de los carburantes.

Es decir, el 20%. El resto -hasta llegar al 50% actual- depende del Gobierno central.

En Vitoria y Álava no hay mayoría de estos partidos, por lo que deberán lograr, además, acuerdos con la oposición del Ayuntamiento y Diputación para certificar ese 20%. Algo que no parece complicado. No parece que Bildu, PP y Podemos se opongan.

En concreto, ambas formaciones han acordado extender «coyunturalmente» a 2024 la bonificación del 20 % en las tarifas de los títulos de transporte personalizados y los abonos, independientemente de si el Gobierno de España, que fue quien impulsó esta medida, retira su bonificación actual, que es del 30 % del coste del billlete o título.

Para plasmar este acuerdo, ambas formaciones se han comprometido a que «sus representantes votarán a favor o gestionarán en las distintas administraciones de la Comunidad Autónoma de Euskadi, en los ámbitos autonómico, foral y local, los instrumentos financieros, presupuestarios y de implementación necesarios para adecuar la aplicación práctica de la bonificación en cada operador de transporte».

50% SI PEDRO SÁNCHEZ…

En el supuesto de que el Gobierno de España mantenga en 2024 la ayuda para el descuento de un 30 % del coste de los abonos en los transportes públicos, la bonificación anterior servirá como complemento a dicha ayuda, de manera que se mantendría la bonificación actual del 50 % de los ya referidos títulos y abonos, precisan ambas formaciones en un comunicado conjunto.

PNV y PSE-EE justifican esta decisión en el hecho de considerar necesaria la «adopción de medidas eficaces para paliar los efectos sobre las economías familiares de la guerra de Ucrania, la reciente crisis en Oriente Medio, la subida de los tipos de interés y el encarecimiento de los alimentos».

«Queremos seguir apostando por la movilidad sostenible y el transporte público de pasajeros, asumiendo la relevancia que la política de transporte tiene para hacer frente al cambio climático y atendiendo, además, a criterios sociales, de eficiencia y de sostenibilidad de nuestro sistema de transporte público», señalan en su comunicado conjunto.

Apuntan, además a que las ayudas al transporte público han producido un incremento de pasajeros y han ayudado a «hacer pedagogía a favor del transporte colectivo público frente al vehículo privado».

Han acordado también trabajar conjuntamente para «estudiar y poner en marcha un conjunto de medidas estructurales en el tránsito hacia un sistema tarifario que tenga en cuenta el uso intensivo del transporte público y la condición personal socio-económica y de colectivos con necesidades especiales».

El PNV y PSE-EE suman mayoría absoluta en muchas de las principales instituciones vascas, como el Gobierno Vasco, la Diputación de Bizkaia y ayuntamientos como Bilbao, pero necesitarán el apoyo de un tercer partido en otras como las Juntas de Álava y Gipuzkoa, lo que no parece difícil con una medida como ésta, que ha sido respalda por Elkarrekin Podemos-IU y EH Bildu.



1 Comentario

Dejar respuesta