playa la zurriola donostia
foto ayuntamiento

Tiempos de estancia máximos, control de accesos e incluso prohibición de tomar el sol son algunas de las normas que los que se acerquen a las playas vascas este fin de semana para disfrutar del buen tiempo tendrán que tener en cuenta como medidas para prevenir el contagio de la COVID-19 en esta zonas, en las que ertzainas y policías municipales velarán por su cumplimiento.

Aunque la temporada oficial de playa en Bizkaia comienza el 15 de junio y en Gipuzkoa el 1 de julio, las instituciones prevén que las altas temperaturas que se registrarán mañana y el domingo provoquen una importante afluencia tanto a los arenales de ambos territorios como a los pantanos alaveses de Garaio y Landa, en los que la temporada arranca el 13 de junio.Cada municipio ha hecho públicas sus propias normas pero en todo los casos el denominador común pasa por hacer un uso responsable de la zonas de baño porque, tal y como ha recordado este viernes el director de Salud Pública del Gobierno Vasco, Juanjo Aurrekoetxea, el coronavirus sigue latente y «todavía se pueden producir contagios».

Con un llamamiento a la prudencia y a la responsabilidad el Ejecutivo autonómico ha subrayado la importancia de evitar aglomeraciones y ha apostado por el uso dinámico de las playas, para paseos, baños y actividades acuáticas, y por el uso de las mascarillas si no se pueden guardar los dos metros en los paseos.

También ha indicado que de darse un contagio en un espacio público como es la playa el rastreo de contactos resultaría «imposible de abordar».

Precisamente, la imposibilidad de garantizar la distancia de dos metros durante la pleamar en la playa donostiarra de La Concha ha llevado al Ayuntamiento a prohibir que este viernes los usuarios permanezcan en ella durante este periodo.

El Ayuntamiento de la ciudad ha apelado a la responsabilidad para que no se repitan las imágenes difundidas en los últimos días que muestran a numerosos ciudadanos que hacen caso omiso de los horarios de cierre del arenal. El control de los accesos a la emblemática playa donostiarra se prevé que se inicie más adelante, probablemente con el arranque de la temporada.

En otras localidades guipuzcoanas como Zarautz, el Ayuntamiento ha realizado algunas recomendaciones de seguridad, sobre todo por la ausencia de socorristas, aunque permanecerá vigilante a lo que pueda ocurrir este fin de semana por si tuviera que adoptar alguna medida, han precisado a Efe fuentes municipales. En Hondarribia se ha acotado parte del aparcamiento, pero no se prevén excesivos problemas al tratarse de una playa grande.

En Bizkaia, el marco general establecido entre Diputación y ayuntamientos recomienda un máximo de tres horas de estancia, prohíbe el deporte y establece una nueva bandera, de color ámbar, que avisará de que la playa está bastante llena.

También se recomienda no portar sombrillas, sillas y colchonetas salvo que sea estrictamente necesario, de manera que se ocupe menos espacio y pueda facilitarse la estancia a otros usuarios.

Para regular la afluencia se va a usar un sistema en el que la medición de la ocupación la realizarán «hondartzainas» y socorristas, que determinarán tres niveles de ocupación que se corresponden con los colores de un semáforo: verde, ámbar y rojo.

En localidades como Bakio su Ayuntamiento ya ha advertido de que si se producen aglomeraciones el arenal se cerrará al público en general y solo tendrán acceso los surfistas hasta su apertura oficial, mientras que en llos arenales de Laga y Laida (en el municipio de Ibarrangelu),el de Ea, en La Arena (Muzkiz), en el de Lekeitio, el de Plentzia y en el de Ondarroa, no se permitirá estar tumbado en la arena «de forma estática y continuada», en definitiva, no se podrá tomar el sol.,

Por contra, el Ayuntamiento de Gorliz dejará tomar el sol en su playa, colindante con la de Plentzia pero sin frontera visible que la separe, más que cuando sube la marea, pero prohibirá la práctica de deportes de playa.

El Ayuntamiento de Ondarroa impedirá los fines de semana, sólo durante las horas de marea alta, que la población pueda tomar el sol en la playa de Arrigorri y practicar deporte en la arena.

El Ayuntamiento de Plentzia sólo autorizará el uso de la playa de este municipio vizcaíno para bañarse y pasear, por lo que el resto de actividades habituales como jugar, practicar deporte o tomar el sol estarán prohibidas.

En Sopela se limitarán los aparcamientos y en Getxo se van a controlar los accesos para que no se supere el aforo determinado.

En Álava, la ausencia de playas se suple con los pantanos de Garaio y Landa, en los que no se van a establecer tiempos máximos de estancia, aunque se recomiendan baños cortos. Ertzainas y Miñones controlan desde este viernes la distancia de seguridad y los aforos. EFE


Compartir

Dejar respuesta